Miso: el coreano de barrio... y de moda!!

Este curioso coreano es un ejemplo de como el boca a boca hace famosos a algunos locales. No está en el centro, aunque si cerca, se ubica en Santa Casilda, una callecita perpendicular a la calle Toledo en el barrio de Imperial.

¿Y por qué es curioso? porque es un genuino coreano montado en una cafetería de barrio que han mantenido prácticamente igual solo que con algunos carteles en coreano. Pero su comida y la atención de los propietarios hacen que para comer en este local un viernes o sábado tengas que reservar con 4-6 semanas de antelación.

Lo hemos visitado dos veces, en la primera, el dueño muy atento, nos preguntó si éramos novatos, le dijimos que sí y no hizo una selección de platos bastante apañada.

Empezamos por unas empanadillas coreanas al vapor (8€). No presentan ninguna diferencia con las que conocéis, son más grandes y si te gustan estas te van a encantar. Para continuar, ahora si, con un plato coreano de verdad: Dolson Bibimbap (12€), arroz con verdura y ternera. Probar un plato de este tipo es recomendable, es una preparación tipo poke pero sin pescado y con los ingredientes cocidos. Lleva verdura, setas, ternera y huevo lo que le da una textura untuosa y mucho más sabor que el poke hawaiano.


Luego unos noodles, normalitos, (11€) y como plato estrella el Bulgogui (13€), ternera marinada con verduras y soja que se come como un ssam, poniendo arroz blanco sobre una hoja de lechuga, unos trozos de carne, salsa 
ssamjang y a disfrutar.

Salimos tan encantados que decidimos repetir pero en esta segunda visita no triunfamos tanto; pedimos por nuestra cuenta un poco en función de lo que nos apetecía y la dueña nos dijo que era poco, pedimos un plato más y acabó saliéndonos la comida por las orejas... el dueño vino un par de veces a decirnos que nos habíamos pasado. 

Mandú, empanadillas fritas (6€). Sin comentarios, bien, pero no aportan nada nuevo. Chanchangmyon: tallarines en salsa negra, con cerdo y verduras. La salsa negra es chunjang, una soja coreana pero más espesa, como una jarabe. El resultado es una pasta con mucho sabor, a soja fuerte que acaba cargando.


Donkas(13€) lomo de cerdo empanado al estilo coreano. Este plato no deja de ser cerdo empanado pero está muy rico. Es el plato ideal si vas con niños. Tres filetes finos, troceados y bañados en salsa dulce.


Tanto dulzor y salsa te deja lleno muy rápido, tenedlo en cuenta a la hora de pedir. Cuando llegó el último plato casi no podíamos más y era Galbigui, costillas de ternera estilo LA (13€). El esto LA era ... más salsa. El plato merece la pena pero nos llegó con el paladar saturado. Se come también como un ssam.


Recomendaciones: Si vas, un ssam tiene que caer, de cualquier tipo pero pídelo. Llamando por teléfono y negociando es posible que puedas encontrar mesa antes. Con el tenedor no es fácil encontrar mesa pero suelen tener descuentos del 30%

Comentarios