El Buda Feliz: El chino más antiguo de España

En 1.974 abrió "El Buda Feliz" el primer restaurante chino del país. El típico, el de los farolillos, los dragones y esos monos paragüitas de papel con el que adornaban el helado con lichis. Hasta hace un par de años el restaurante se mantenía impasible al paso de los años, la misma decoración, el mismo arroz tres delicias, cerdo agridulce o la "hormiga sube al árbol". Ese plato que todos hemos visto en las cartas de los chinos de la época pero que nadie sabíamos que era. Venido a menos pero en una ubicación excelente junto a la Gran Vía, en 2.017, dio un vuelco total y pasó a ser "El Buda Feliz 1.974" cambiando la decoración, la carta y sus sabores. Unos platos más auténticos preparados en una cocina vista que intenta dar la imagen de Street Food pero a lo elegante.

En su nueva carta no encontrarás ninguna referencia a los platos clásicos. Alguna opción de los nuevos platos de moda como el Dim-Sum o las Gyozas y el resto un sin fin de opciones tan desconocidas como llamativas: Cazuela de arroz guoba con magret de pato crujiente, brochetas al carbón o ternera con callo. Muy pocos platos superan los 15 euros por lo que la comida, por lo general, no suele superar los 35€/PAX. Además te ofrecen la opción de probar varios platos en dos opciones de menú. Uno de 25€ de 5 platos donde eliges entre dos entrantes, dos primeros, luego tomas dim-sum, tallarines o arroz y por último dos principales y un postre. El otro, un pelín más caro, sale por 35€; es el menú Shangri-la, donde las opciones son cerradas pero más llamativas. Finalmente pedimos esta opción que consistía en:

FU GUI XIA REN: melón con gambas, sésamo y salsa de ajo. Fresco y original.

HUI GUO SAN FEN MIAN: Tallarines transparentes marinados con panceta ibérica y cebolletas
chinas al wok. De sabor más intenso que los tradicionales tallarines chinos

DIMSUM Variado estilo Tintamfon. Muy buena preparación pero nada más. ¿El problema? que el dim-sum ya no sorprende. Salvo excepciones no dejas de saber prácticamente igual en todas partes.

CHUAN YI KAO YA: Pato laqueado con soja, crepes de indu y pepino encurtido. A pesar de ser un plato más que conocido la forma de preparlo aquí es de 10, diría que de los mejores de Madrid

LAO LAO CHAO XIE: Auténtico chili crab tradicional chino. Cangrejo aromatizado servido con patatas y guindillas. A estas alturas de la cena ya no llegas con tanto hambre y el chili, tan difícil de comer y tan picante quizá se te haga cuesta arriba. La salsa no aporta mucho y el cangrejo, a pesar de estar bueno, se queda a años luz de la preparación que popularizó Dabiz Muñoz en Street-Xo

MO CHA DANGAO: Tarta de queso sabor té matcha y helado de vainilla. Un postre normalito y una de las faenas del menú degustación, no poder elegir el postre y probar otras opciones como la tarta de chocolate picante.

El servicio, como te puedes imaginar, es soberbio. Al estilo elegante acorde con el local se le añade la ya de por si amabilidad oriental por lo que te sientes muy cómodo. Quizá y por poner un pero, todo es demasiado rápido, pero el conjunto merece la pena. Platos novedosos y menús a precios más altos que los de un chino tradicional pero que si te gusta la comida china no debes dejar de probar.

Comentarios