La Salita, el local personal de Begoña Rodrigo

Por si no la recordáis, Begoña Rodrigo, fue la ganadora del primer Top Chef allá por 2.013. Ya  entonces era dueña y chef de La Salita, en Valencia. El premio solo le aportó fama, la calidad la llevaba de serie y el restaurante ya ofrecía buenos platos desde 2.005 y con concepto parecido, menú cerrado y con platos muy cambiantes. Ahora los platos son más reflexivos, no cambian tan rápido y están más tiempo en el menú pero la esencia es la misma. Con ganas de probar esa esencia nos plantamos allí y salimos con la sensación de que había sido uno de los mejores sitios que hemos visitado este año.

Y es que La Salita nos encantó. Empezando por el trato. Antes de ir contactamos por correo electrónico para indicarles que íbamos con dos niños y, al no disponer de carta, que opciones había para ellos. Nos contestaron muy rápido indicando que les podían preparar pollo o hamburguesa. Al llegar la atención fue muy cordial. Cercana pero sin pasarse de familiaridad y muy profesional. Nos tomaron nota de que queríamos beber de aperitivo y comenzó la comida. Nos habíamos decantado por el menú La Salita, de nueve platos más postre a elegir (45,95€) por no alargarnos demasiado ya que la otra opción "La Rodrigo" estaba compuesta de 13 platos más postre y tenía menos platos que nos convencían; el precio de este segundo menú es también bastante económico, 64,50€

Primero sale un aperitivo, del que trajeron también para los niños, un bombón salado, de sabor intenso a verduras.

- La tiara, una verdadera belleza de plato y un clásico de Begoña. Es un tartar tierra y mar delicioso.

Los aperitivos llegaron todos juntos, a cada cual mejor, y estaban compuestos de:
- Careta de cerdo con brandada de bacalao en tosta
- Quiche Lorraine de salmón y tobiko (huevas de pez volador)
- Berlina con huevo y anguila

- Pescado de lonja con verdura y fondo marino. Urta con salsa de espinacas y crudités

- Taco de Jicama, anguila y sriracha (Chili fermentado tailandés). Nabo mexicano con anguila, panceta Joselito y salsa picante

- Arroz de marisco con gamba a baja temperatura. Fuera de menú y como cortesia del local nos trajeron este plato de arroz untuoso y con sabor a mar.

- Raviolo de rabo de toro con puré de tupinambo

- Cochinillo con kimchi. Preparado con cerezas y salsa de setas. Dos taquitos de cochinillo deshuesado.

Para los postres se podía elegir entre Lima-Limón, Calabaza con naranja y parmesano o un plato de quesos (con un suplemento de 4€), los niños, además podían elegir Coulant de chocolate. Pedimos un Coulant y Lima-Limón un postre compuesto de limón en distintas texturas.

La comida se puede maridar pero como había que conducir preferimos tomar solo algunas copas, dejándonos aconsejar por el sumiller entre los que probamos Magali (un rosado de la Provenza sorprendente por 4,5€ la copa) o Monsalve Verdejo. El coste de la cuenta fue de 160€, con los dos menús La Salita, los dos infantiles (16€), bebidas, vinos, cafés y té que se podía elegir de una carta muy amplia y servido con mucho mimo junto con los petit four de chocolates


Como resumen decir que salimos con un gran sabor de boca. La cocina de Begoña es muy personal, con su toque distinto entre vanguardia y producto, mezclando el local con lo exótico y el preciosismo en los emplatados. Para nosotros una firme candidatura a la Estrella.

Web: http://lasalitarestaurante.com/
Email: lasalitareservas@gmail.com
Telefono: 96 381 75 16

Comentarios