martes, 28 de junio de 2016

De tapas por Segovia

Entre las ciudades que nos faltaban de Castilla León están, curiosamente, las más cercanas a Madrid: Ávila y Segovía. También es verdad es que son ciudades algo más pequeñas y con menos opciones que las grandes del tapeo castellano como León o Valladolid, pero también tienen su punto. Así que, aprovechando un fin de semana sin planes, allá que nos fuimos: a Segovia de Tapas.

Donde más bares hay es en la parte centro de Segovia y está en dos zonas, la cercana al Acueducto, avenida del acueducto hasta Hermanos Barral. Una zona un poco para turistas donde se encuentra el famoso Mesón Cándido. La otra zona está en pleno centro, en la Plaza Mayor y las calles Infanta Isabel y Cronista Lecea. En esta última está el otro famoso restaurante de cochinillo de la ciudad, José María (que también visitamos) y donde también se puede tapear de lujo.

Nuestra ruta recorrió esta zona centro en busca de las mejores tapas de Segovia. En esta ciudad la tapa es gratis, al mismo estilo que Madrid y con la misma lotería: dependiendo del bar tendrás unos tristes trozos de tortilla o una tapa de quitarse el sombrero a tu elección.

Plaza Mayor. Varios bares pegados en un ambiente un poco decadente-castellano, terrazas con manteles hasta para tomar una caña, camareros con traje y pajarita y su pijerio de domingo. Por lo general las terrazas son carillas, la tapa no la elijes y es normalita. Probamos:
- Negresco: No eliges la tapa. Pedimos dos Cokes y un mosto y nos pusieron tres trozos de tortilla. Cada consumición salió por tres euros en terraza.

 - La oja blanca: aquí tuvimos más suerte y aunque no elegimos la tapa nos pusieron un gran plato de arroz con carne que estaba de vicio y dos vinos que salieron por 5€. No es muy barato teniendo en cuenta que eran dos simples verdejos y no estábamos en terraza pero también es verdad que dentro de lo que es la plaza mayor fue de los mejores por trato y tapa.

- El Ave Turuta: de los mismos que la oja blanca. Por dos vinos que acompañaron, también con unos trozos de tortilla, 5€ en terraza
- José: Mientras todo el mundo se tomaba unas tapas bastante pintonas a nosotros nos pusieron una tapa de un triste triángulo de Bimbo con ensaladilla que no merecía mucho la pena. Además pedimos un blanco y una cerveza con limón y el vino nos lo cobraron como el tinto más caro de la carta siendo el blanco más barato. No es que fuera muy caro, 4 euros, pero no queda bien.

- Julián Duque: de lo mejor de la Plaza. Muy animado tanto por la mañana como por la noche. Una caña y un Verdejo con una tapa de bacon por 3,6€
- La Concepción: fue el último que probamos en la plaza. Cuando pagamos vimos que era de los mismos que el Negresco pero antes de hacerlo ya vimos que era más de lo mismo. Terraza cara, 6€ por dos cokes. Y como tapa, que no puedes elegir, tortilla otra vez.

Calle del la Infanta Isabel
- El Sitio: y como su propio nombre indica es "El Sitio", el mejor de la ciudad, el más barato y con muy buenas tapas, te la dan a elegir y continuamente están sacando nuevas. Rejos, croquetas, patatas, hay de todo para elegir. Nosotros pedimos croquetas con dos vinos por 3,6€
- JC: un bar de paisanos, medio vacío, donde pudimos tomar un par de vinos tranquilos con tapa de torreznos por 4€

- San Miguel: Otro que también merece, y mucho, la pena. El servicio es encantador, la tapa la elijes, es grande, hay variedad y muy decente en tamaño. Por dos vinos y un plato de ensaladilla y otro de patatas con bacón 4€; además al nuestro hijo le regalaron un montadito.

- Los Tarines: un bar juvenil. Muy para despedidas y también baratillo. Vino y caña por 3,6€. Elijes la tapa (en nuestro caso croquetas) y el servicio es agradable.

Fuera de zona, en una callecita subiendo hacía la Plaza Mayor (Calle la Alhóndiga), probamos el Redebal. Un bar bastante decente y una agradable terraza donde paramos a oir un concierto de Soul y tomarnos un par de cokes grandes con tapa de chaka y una ración de patatas revolconas, más un café: 16,30€

Rematamos la estancia con un cochinillo en José Maria soberbio (podéis leer la crónica aquí) y nos volvimos a Madrid contentos de haber pasado 24 horas en una ciudad que está bien para el tapeo. Sin excesos, con sitios mejores y peores, como muchas terrazas de la Plaza Mayor, pero con cierto ambiente (y muchas despedidas de solteros) y tapas gratis.

viernes, 17 de junio de 2016

Restaurante Basarri Gin Club en La Latina

Situado en la calle Toledo de Madrid, junto a una de las zonas más concurridas de Madrid, La Latina, se encuentra el Basarri Gin Club. Con estética muy cuidada y detalles originales que harán las delicias de los más pequeños, como los columpios alrededor de las mesas en lugar de sillas en la zona pensada para los Gin´s.

Pese a su nombre invita más a una sesión afterwork o un copeo tranquilo con amigos, disponen de una buena carta, bastante apetecible y se caracteriza por tener opción para cualquier momento del día. Ofrecen carta para comer y cenar, pero también tienen desayunos, menú del día, "menú cocktail" para grupos e incluso programan espectáculos.

Nuestra visita fue en plan familiar, tranquilos, para comer un sábado al mediodía y la verdad es que fue una visita cuanto menos, extraña... Nada más llegar, nos sentamos en la mesa y, sin tener ni siquiera la carta, viene una camarera a preguntarnos qué vino íbamos a elegir. Como no teníamos ni idea de la carta, le respondimos que preferíamos ver primero la carta para, en función de lo que comiéramos, elegir uno u otro vino. Lo lógico es que nos trajeran las cartas ¿verdad? Pues no. Nos tocó esperar al menos 15 minutos más, sin nada y a palo seco. A los 15 minutos vuelve y nos vuelve a preguntar si ya sabemos qué vamos a beber... nuestras caras, os las podéis imaginar. No contenta con eso, se va y volvemos a quedarnos solos, ante lo cual, decidimos levantarnos a por alguien que pudiera ayudarnos.

Por fin llegaron las cartas y tenían también algún plato de mercado fuera de carta. Todos los platos muy apetecibles y además, disponibles en medias raciones (¡nunca nos cansaremos de repetir lo magnífico que es tener esta opción!). Originales ensaladas, atún en varios formatos, carnes, hamburguesas... un poco de todo pero formando un todo bastante correcto. Decidimos elegir unos entrantes para compartir y un plato principal para cada uno:

- Mollejas confitadas: No estaba en carta y las elegimos por las alabanzas que les echó el camarero. Personalmente me gustan más a la plancha y aunque estaban buenas, no eran para tanto como decían.

- Torreznos de mar: fritura variada de pescado

- Ensalada de guacamole y sardina marinada: acertada combinación de ingredientes.

- Hamburguesa trufada

- Solomillo de buey con foie y chips de yuca (media ración)
 

-  Media ración de atún rojo

- Medio lomo bajo de buey 

Éramos 5 adultos, pero como veis, solo nos sirvieron 4 segundos. Habíamos pedido una hamburguesa más, que nunca llegó... Al servir los cubiertos de los segundos, dijimos que faltaba un cubierto pero no se dieron por aludidos. Y esperamos. Y esperamos. Y esperamos... y pese a reclamarla varias veces, nunca llegó.

Compensaron el despiste invitándonos a los postres, cuando ya llevábamos más de dos horas sentados y cuando ya nos habíamos acabado el postre, nos volvieron a traer otro postre. Otra vez, los tiempos medidos de forma un poco rara... Teniendo en cuenta la invitación la nota, para 5 adultos y un niño fue de 100 euros. Si hubiera llegado la hamburguesa y cobrado los postres y los cafes hubiese estado entre los 25-30 euros por cabeza. La media actual de este tipo de locales modernillos.

Web: basarriginclub.com
Teléfono: 913 66 76 21

miércoles, 8 de junio de 2016

El Rincón de Diego... uno de los Estrella de Cambrils

Si, Cambrils, con sus apenas 30 mil habitantes y su fama de municipio turístico tiene dos restaurantes con Estrella Michelín: Can Bosch y el Rincón de Diego, ambos con menús bastante económicos y ambos con sus arroces, algo no muy habitual en la guía francesa. Tras analizar los menús de los dos lugares nos decantamos por el Rincón de Diego y allí que nos fuimos.

El restaurante se encuentra cerca de la zona del paseo, un local coqueto y bien atendido, con un servicio correcto que sobrellevó bastante bien que nos presentáramos con un niño de 4 años y un bebé en carrito. Nos dieron la carta, para mirar algo para el niño, y los menús. A él le pedimos unos calamares (17€) y nosotros buscamos un menú pequeño para no alargar mucho la comida. Había 4 distintos: gastronómico el más largo y más caro aunque bastante económico por 67 euros, del Cava que incluye una botella de cava y sale por 60 euros y dos menús cortos, el gastronómico y De Rincón de Diego, ambos actualmente cuestan 42€ y que cuando nosotros fuimos, hace un par de meses, tenía un precio de solo 38 euros.

Snacks:
- Bola de Campari

- Aceituna más hueso: una esferificación de aceituna con un fruto simulando un hueso
- Aceite de la cooperativa de Cambrils con 3 sales (Blanca, Roja y del Himalaya)

- Tortita de Camarones

Torre de Cambrils: más pintón de lo que realmente los snacks eran
- Croqueta de queso
- Tortilla Ali-oli
- Cucurucho de tartar de salmón y queso
- Foie
.
Entrante: Ensalada de Alcachofa, calçots (aunque no llegamos a ver ni uno) y langostinos

Principal: Fideos con bogavante, una especie de fideua con un sabor espectacular de la que pudimos repetir

Un pequeño capricho dulce compuesto de mousse de piña y helado

Petit four: de los más originales que hemos visto.
- Piruleta de choco
- Chupa-Chups de chocolate blanco relleno de fruta de la pasión
- Mini-madalena
- Nuez con coco
- Buñuelo

Los menús venían acompañados de 3 tipos de pan a cada cual más sabroso, de chapata, de cebolla o de sobrasada y para beber, como teníamos que conducir pedimos cava por copas y un agua que con un café y los calamares subieron el ticket a 127 euros.

Web: www.rincondediego.com
Teléfono: 977 36 13 07
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...