domingo, 11 de diciembre de 2011

Fabada I: La Máquina de Lugones


Despues de tanto tiempo escribiendo y siendo asturiana, ya iba siendo hora de empezar nuestra búsqueda de la mejor fabada.

Teníamos que empezar, cómo no, por la de La Máquina de Lugones. Es conocida en toda Asturias y disputa, según dicen, el galardón con Casa Prendes (nos lo apuntamos para intentar ir y opinar próximamente). Tiene una sucursal en Madrid, donde, siendo la especialidad también la fabada, el resto de platos son algo mas elaborados que los del restaurante de Lugones.

Antes de nada, si quieres llegar hasta el restaurante, has de estar bien atento, ya que no hay cartel. Sólo una máquina de tren indica que ahí está el restaurante y es muy probable que te lo pases sin darte cuenta. La carta es corta, por no decir casi casi inexistente. Es una libretilla, donde en la primera página figuran las especialidades (fabada y arroz con leche) y unos pocos entrantes. El resto de hojas son de vinos. Gran variedad, siendo posible acompañar la comida incluso con Champagne. Eso sí, baratos no son.

Del grupo en el que íbamos, llamó la atención los precios de la ración de fabada. "Precios de Madrid" decían... Es cierto que 16€ por ración es un precio mas alto que el de la habitual fabada de menú del día, pero es que la fabada tampoco era la misma.

Se presenta una cazuela por cada dos personas, con ración abundante. Faba grande y muy enteras, pero a la vez muy tiernas y ligeras. No se hacían nada pesadas en la boca. El compangu, exquisito. Un par de trozos de chorizo (especialmente rico preparado como si estuviera frito), uno de morcilla, lacón y tocino por comensal que se quedaron escasos. Pedimos si nos podían traer algo mas y aquí el detalle feo del día: siendo 8 personas, nos trajeron un único trozo más de cada cosa. ¿No habría sido mejor traer un plato mas abundante aunque luego nos lo cobraran?

De postre, con lo llenos que nos habíamos quedado, optamos por compartir un par de raciones de arroz con leche, con requemado, como es el asturiano habitualmente. Al no ser con canela espolvoreada, hubo disparidad de opiniones: para los acostumbrados al requemado, exquisito; para los de la canela, algo insípido.

Finalmente, la cuenta, con un par de botellas de vino de la casa, más que decente, con cafés y chupitos, salió por unos 26 € persona. Efectivamente, caro en comparación a lo habitual en Asturias, pero bien pagados por la calidad de la comida.

7 comentarios:

  1. Se me ha hecho la boca agua con tu crónica y esas fotos estupendas. ¡Menuda fabada!

    Un saludo,
    Jose

    ResponderEliminar
  2. Sabrosa redacción, muy amena la lectura. ;)

    Espero que hagáis una entrada, una vez finalizada cada búsqueda que tenéis en curso, sobre la valoración resumen (o nota) de cada uno de los candidatos y quién nombráis vencedor en cada categoría de plato.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias José Ramón. Acabo de hacer una visita a tu blog, está muy currado. Tienes nuestro voto para los premios 20 minutos

    ResponderEliminar
  4. Bueno saber que merece la pena, que lo tengo al ladito de casa y nunca nos hemos atrevido porque nos parecía un precio desorbitado comparándolo con el de los lugares tipicos en asturias.

    ResponderEliminar
  5. El restaurante de Lugones cuesta 16€ la ración de fabes más bebida y postre. El de Madrid es más caro aún, casi 30 euros la fabada con arroz con leche de postre incluido.

    Por cierto, geniales tus recetas Miss!!

    ResponderEliminar
  6. Para mi mucho mejor la fabada de Casa Consuelo, en Luarca. Tambien tienen una verdinas que son ESPECTACULARES!

    ResponderEliminar
  7. La zona de Luarca la tenemos un poco abandonada. Aún así, nos apuntamos la recomendación e intentaremos ir cuando estemos por la zona.

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...