jueves, 29 de octubre de 2015

De Tapas por Sevilla

Una de la grandes que nos faltaban en la guía de tapeo por España... Siendo la ciudad que es no teníamos perdón sino nos íbamos de tapas por Sevilla así que, aprovechando un fin de semana largo, allí que nos fuimos. Esta entrada no pretende ser un guía exhaustiva dado que es una ciudad muy grande donde es imposible recorrerse todos los bares o hacerse una zona ya que son amplias y muy distribuidas. Más bien intenta ser un descripción de las zonas de tapeo de Sevilla con algunos de sus bares más característicos; los que están subrayados no te los puedes perder.

Y es que en Sevilla se tapea por toda la ciudad pero los grandes núcleos están desde la Giralda a Santa Cruz, uno de los barrios más famosos. El centro hacía San Salvador, una de las plazas con más ambiente, y de ahí a Alfalfa... en estas zonas todo son bares. También es muy maja la parte de la Plaza nueva (Calle Jimios y alrededores). Y como no, Triana, algunas de sus callejuelas y la famosa calle Betis. Hay muchos y muy buenos. Solo encontramos locales de baja calidad en una zona de guiris en la calle San Fernando.

Por allí se estila la tapa de pago, de buen tamaño y bajo precio. Una media entre 2 y 3 euros, aunque hay alguna más cara la mayoría estaban en esa franja. Nuestras rondas para dos normalmente no superaban los 8 euros por lo que se puede considerar una ciudad barata para el noble arte del tapeo. También es curioso que tooooodas las tapas las sirven con pan y picos o regañás... pero cuando digo todas son todas, hasta unas migas te las sirven con picos.

Comenzamos con una recomendación (gracias Bea!) fuera de zona: Salvador Rojo. Un elegante restaurante en la Avenida Manuel Siurot. Como íbamos con dos niños nos cortamos en entrar y nos quedamos fuera, en la terraza, Bar33, donde te ponen, a modo de ración, los mismos platos que en su carta. Una verdadera delicia donde por 33 euros probamos: Atún rojo ahumado, Chipirón Salteado con fideos, Salmorejo, Huevo Cola de Toro (un exquisito huevo poché sobre un fonde de rabo de toro), un cremoso de chocolate, café, agua y dos refrescos. Magnifico comienzo.
 Chipirones salteados conVermicellis, Miso y Verduras. 5,75 €

SANTA CRUZ
- El rincon de Murillo. Había carta de tapas, pero no nos la sacaron. Lo vimos un rato después cuando empezaron a llegar autóctonos y cambiaron la guiri-carta de raciones grandes y caras de las mesas por una de tapas. Un mal detalle aúnque nuestra media ración de chocos resultaron muy buenos, con agua y dos cokes: 13€

- Peregil: clásico, de camareros campechanos y ultra-amables (sobretodo con las mujeres). Pedimos un vino de naranja ya que decían que era típico, sabía curioso pero bueno... mejor el vino normal. Un mosto y una tapa de ensaladilla de gambas: 6€
- La Estrella: otro clásico. Es dificil pillar sitio. Pedimos una tapa de secreto estupendísima, un vino blanco y una cerveza con limón: 7,2€

SAN SALVADOR
- Universal: tapa de pez espada y tapa de milhojas de berenjenas con bacalao. Cerveza y vino blanco 9,8€

Y aquí una pausa en el tapeo para tomar LA MERIENDA: en Ochoa, unas confiterias que son un referente en la ciudad. Nos sentamos en la de la famosa Calle Sierpes y nos tomamos una palmera de chocolate, rosco de cidra (cabello de ángel), un lazo glaseado relleno de chocolate, zumo de naranja, vaso de leche y cortado: 11,15€

ALFALFA:
- Casa Diego: tapa de jamón, coke y agua: 5,10€. Fuimos por ver el ambiente, la plaza es pequeña y con varios bares por los alrededores, elegimos este por comodidad pero nos equivocamos, es prescindible y aporta poco a la ruta.

PLAZA NUEVA:
- Bodeguita Antonio Romero: muy buen bar y muy buenos montaditos. Probad el de Pringá y contened las lágrimas. También tomamos croquetas que también son para llorar (pero por lo contrario) con una cerveza con limón y un blanco: 7,9€

- La flor de Taranzo: también de montaditos y también imprescindible. Montado de anchoas con leche condensada, original y con extraños sabores que se compensaban. El salado de la anchoa con el dulce de la leche condensada. Un taco de atún, un vino y cerveza con limón: 8,10€

TRIANA:
- La Grande. Llegamos a Triana, caminamos por San Jacinto que ahora es peatonal y ¿qué nos encontamos? un montón de gente en una terraza comiendo gambas... había que para allí si o si, ¿no? y paramos. Las gambas son tapa de cortesía pero nosotros pedimos media ración y con dos cañas solo nos costó 6,20€

- La blanca Paloma: otro a probar en Triana por su enorme y variada carta de tapas. Coke, mosto, caña, tapa de ensaladilla de atún y otra de pechuga con bechamel 9,20€

- Sol y Sombra: está un poco retirado de la zona típica pero es imprescindible por el ambiente, la decoración rancia, taurina, con encanto y por sus raciones. Hay medias y enteras pero no hay tapas. Bar de pijerio sevillano total: no te lo puedes perder. Atención en la foto inferior al "servilletero". Pedimos media ración de ancas de ranas... la media era un enorme plato de patitas que estaban muy sosas. Con un blanco y una cerveza con limón 13,3€

- La Sonanta: fracasamos, las tapas malas, malísimas. El peor bar de todo el viaje. Carta corta, solo cuatro opciones, pedimos paella y migas. También ofrecian menudos y espinacas. Con un vino blanco y un agua 7€

Y el tiempo no nos dió para más pero la ciudad nos encantó por lo que prometemos volver a probar más y más tapas.

jueves, 15 de octubre de 2015

La Tasquita de Enfrente: Alta cocina de mercado

Llevábamos tiempo, muchísimo tiempo, con ganas de ir a este local, situado en la Calle Ballesta (zona TriBall - Triángulo Ballesta) a un paso de la Gran Vía de Madrid. Habíamos estado varias veces en la puerta pero el hecho de ir con niños, nos había echado un poco para atrás. Finalmente, nos atrevimos a ir con el benjamín de la familia en nuestra primera salida con él.

No tienen carta. Al ser cocina de mercado, hay que dejarse guiar por las sugerencias del día, y tienen un menú cerrado de 6 platos, más postre o café, que recoge gran variedad de los platos ofertados en el día. Nos decantamos, como habitualmente, por esta opción.

Dada nuestra aversión al queso, comentamos que no nos gustaba, por si se pudiera sustituir en caso de que hubiera algún plato que lo incluyera y, ¡oh sorpresa! parece ser que Juanjo López no utiliza habitualmente el queso en su cocina. Primera grata sorpresa :)

Nos sirvieron un entrante de morcilla con calabaza. Muy suave y sabor original.

Los platos, en general tradicionales pero todos, a cada cual más rico:

- Salmorejo: Buenísimo, con un toque afrutado

- Ensaladilla: Con huevas, que le daban un toque diferente.

- Anchoa con brevas: Curiosa mezcla que nos despertó diferentes opiniones. A mí que me encantan los higos, me gustó muchísimo por el contraste dulce de la breva y salado de la anchoa

- Huevo con boquerones rebozados en salsa de buñuelos: El plato con huevo, y como no podía ser de otra manera, muy bueno y abundante. El huevo está debajo ;)

- Raya: Original pescado, que tuvieron el detalle de limpiarnos personalmente en mesa. También muy rico

- Carrillera con puré de patata: Muy bueno, aunque de todos los platos, tal vez, el más convencional.

- Tiramisú de pistacho: Abundante postre. La lástima es que no me gusta demasiado el tiramisú, así que no fue el remate perfecto. Un postre de abundante chocolate, habría cerrado el círculo para una comida perfecta.

Al final, con las bebidas (un par de copas de vino, agua y refresco) y el servicio, que se paga aparte, 75 € por cabeza (el menú son 65 €).

Salimos encantados con las expectativas más que cumplidas y ya estamos pensando cuando podremos volver...

miércoles, 7 de octubre de 2015

Hamburguesas XXIII: Hard Rock Café Madrid

Y entre los clásicos nos faltaba este: las famosas hamburguesas del Hard Rock Café. Personalmente no me atraía mucho ya que normalmente estos sitios tan "turísticos" suelen tener más nombre que calidad. Me equivoqué: las hamburguesas estaban realmente buenas.

A estas alturas no hace falta contarle a nadie de que va el rollo Hard Rock: locales globalizados, iguales en todo el mundo, música, fotos de cantantes, teles con videos, recuerdos y memorabillia (en este hay un traje Beatle de su primera época). Todo esto junto a una tienda de recuerdos, servicio de los "ultra-amables" y la carta un pelín cara y algo más variada que otros locales del estilo: entrantes habituales como alitas y aros de cebolla junto con otros como crema de espinacas, ensaladas, fajitas, carne pero también salmón y, como no, hamburguesas, nuestro objetivo. Abrimos boca con unos aritos bastante decentes y nos lanzamos a por lo bueno.

Aunque la carne se nota preparada nos sorprendió lo bien que estaba cocinada. Respetaban perfectamente el punto, bien hechas por fuera, cruditas por dentro. Tenían el gusto de carne de calidad y con su toque a parrilla. Por ponerle un pero ponen el tomate debajo, eso, añadido a que las pedimos al punto y soltaban un poco de líquido hizo que el pan acabara desecho al tercer bocado. Un pan normal, sin florituras y de toque dulce.

Las carta de hamburguesas va evolucionando y de vez en cuando aparecen opciones nuevas pero, como era nuestra primera visita, una de las que pedimos fue a lo clásico: la Original Legendary con beicon ahumado, queso y aro de cebolla crujiente (14,95€). El arito muy exótico pero lo quitamos y nos la devoramos sin él.
 

También probamos la Classic, una hamburguesa de 170 gramos con lechuga, tomate y cebolla roja a la que le añadimos bacon como extra (10,75€ + 2,25 por el extra de bacon). También perfecta y acompañada por patatas fritas.

De postre un helado de chocolate por el que nos cascaron 6,25€, enorme, eso si. La cuenta se quedó al borde de los 50 euros... carete para ser una comida de hamburguesas. Y es que, por poner un ejemplo de pasada en el precio, una Coke de esas insulsas de grifo cuesta 4,15€.

En resumen: buenas hamburguesas, en un clásico y que sube al top 10 de las mejores hamburguesas de Madrid.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...