lunes, 24 de noviembre de 2014

Trattoría Pulcinella: italiano normalito, nefasto servicio

Hace un par de semana visitamos la trattoría Pulcinella. Habíamos pasado por delante el día que estuvimos en Dstage y nos fijamos en ella por el ambiente y la buena pinta que tenía. Al poco, nuestros amigos Moisés y José, que son muy frikis de Vanitatis y los sitios donde van los reyes, organizaron una comida y nos dijeron: "ahí han comido Filip y Leti, ¿os parece que vayamos?" y para allá que fuimos.

Imagino que a ellos no les atenderían tan mal porque si algo hay que reseñar de este lugar es lo malo que es el servicio. Una simple comida duró más que algunas bodas. Dos horas y media para comer cocina italiana donde la mayor parte del tiempo se pasó esperando: esperando las cartas para pedir, esperando las bebidas, esperando la carta de postres, esperando, esperando, esperando mientras veíamos en el mueble auxiliar del fondo cómo los camaremos organizaban debates mientras ignoraban a los clientes.

La comida estuvo bien pero con algún altibajo. Éramos seis comensales y algunos opinaron que estaba muy rica y otros, sobre la pasta, afirmaron que era muy normalita. La comanda consistió en:
- Caponata Siciliana: revuelto siciliano de berenjena bastante bueno
- Insala Pulcinella: una ensalada que parecía hojarasca con un poco de queso. Entre 6 personas no se terminó
- Parpadelle al frutti di terra
- Pizza del bosco
- Quatro Stagioni: otra pizza que no era nada del otro mundo. Buen sabor pero un poco pequeñas.

- Tagliatelle Mare e Monti
- Paglia e Fieno Prociutto: pasta fresca con jamón y champiñones en salsa de nata que nuestro acompañante definió una salsa normal
- Lasagna Emiliana: muy buena pero en la línea de los anterior. No destacaba

Cuando solicitamos la carta de postres los camareros desaparecieron. Casi 40 minutos después la carta llegó pero como nos estaban barriendo los pies y eran más de las 5 (habíamos reservado a las 14:30) no pedimos más que unos cafés. La comida para los 6 salió por unos 150 euros, sin postre y para beber agua, un par de cokes y una botella de prosecco. Un precio medio-alto para un italiano y sin postre.

El resumen es que el sitio no está mal pero tiene más fama que calidad. Si los reyes nos están leyendo ¿podíais dejarnos un comentario de porqué os gusta este sitio tan normalín? ¿es por qué sois muy campechanos?

NOTA: fotos de 11870.com y de la web del restaurante

4 comentarios:

  1. Me llena de orgullo y satisfacción que hayáis escrito un post sobre este sitio. No sé qué comieron los Reyes, pero seguro que no repitieron como no lo vamos a hacer nosotros. Hay infinidad de italianos mucho mejores que éste en calidad de la comida y en atención a los clientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en el Hola leí que fueron a celebrar su primer aniversario de boda... que sencillos son...

      Eliminar
  2. Hola Andrés, no es que seamos muy campechanos es que de aquellas no tenía dinero para ir a sitios mejores. Recientemente he tenido un ascenso en mi empresa y ya puedo costearme otros lugares de más nivel como el Ginos. También he cambiado de nombre comercial, ya no soy Filip sino Felipe, El Sexto (como Camilo ¿a qué mola?).

    Veo en tu blog que eres de Madrid y que frecuentas La Latina, si eso un día que esté por allí te pego un toke y te invito a un bocata de calamaka... sabes que tengo un paladar real y ahora puedo permitírmelo.

    Sin más se despide atentantemente Don Felipe V de Borbón.
    PD: la Leti quiere mandar un beso a Moisés y a José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alteza, letxón, se te nota que eres nuevo en el cargo y que aún vas con la "L"... no eres Felipe V eres Felipe VI. Tranqui, nos pasa a todos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...