lunes, 30 de abril de 2012

Restaurante Arbidel

NOTA: Cuando hicimos esta crónica el restaurante nos encantó y le auguramos un futuro Michelín. Desde la guía de 2.014 posee una estrella y, por precio y calidad, os recomendamos que lo probéis. Este post es la crónica antes de la estrella, si quieres leer una crónica ya con la estrella pincha aquí

Nuestra última entrada fue de Arriondas, y hoy, siguendo el descenso del Sella, nos vamos a Ribadesella, bonito pueblo con excelentes sidrerías. ¿Se necesita algo mas para una escapada?

Allí, en una esquinita, como escondido en la Calle Oscura, se encuentra el Restaurante Arbidel. Fuimos en su busca por recomendación, de nuevo, de mi tío Javi (nunca fallan sus recomendaciones). Es un local con capacidad para unos 30 comensales, en una casa de piedra, con las paredes de piedra vista pero decoración un tanto extraña y que sirve comida de diseño con base asturiana. En la carta, además de los habituales entrantes, carnes y pescados, destacaría los arroces que versionan platos tradicionales ("arroz negro con calamares y alioli", o "arroz con pitu caleya guisado y deshuesado y langostinos al ajillo").

Como habitualmente, optamos por el menú degustación para intentar captar lo mas posible la esencia de la cocina del local, pero tenemos intención de volver este verano a probar alguno de sus arroces. En el menú degustación, Jaime Uz nos deleita en esta ocasión con:

* Aperitivo pica-pica, compuesto por cuatro entrantes: Vichissoise con almeja, crema de zanahoria y crujiente de jamón, croqueta de compango y anchoa con jamón y tomate deshidratado.

* Torto-tartar de salmón marinado, guacamole y sus aliños (debe de estar de moda el torto con guacamole, ya que en el Corral del Indianu también nos lo pusieron.

* Infusión de setas de temporada con tallarines y yema crujiente

* Bocarte relleno de suave Cabrales y vinagreta de manzana y tomate: Nos lo personalizaron, quitándole el cabrales y estaba francamente bueno. A destacar en este plato, la raspa del bocarte, servida aparte, rebozada y riquísima.

* Arroz guisado en marinera de berberechos y buey de mar

* Albóndigas de rabo de ternera con "cosines" del cocido de garbanzos.

* "Pequeños sabores dulces y salados": Lo de pequeños, era un decir, y consistían en: queso, aunque a nosotros nos sirvieron frixuelos con espuma de arroz con leche (una bomba), espuma de coco en infusión de piña (rico, rico y muy suave, para bajar la comida) y trufa con aceite de oliva.

El precio de este menú son 29€ por cabeza, incluyendo pan, agua, vinos de la casa y postre. Vistos los precios a los que nos tienen acostumbrados este tipo de restaurante, ¿es o no un precio magnífico?. Los aperitivos y el vino subieron la cuenta a 40€ por persona.

Los platos son servidos con una cadencia estupenda y el servicio, muy amable, aunque quizás un pelín inexperto... Aún así, la relación calidad-precio, magnífica. Esperemos que se mantenga el nivel y su esencia.

2 comentarios:

  1. Para no faltar a la verdad hay que añadir que no todos los comensales son "alérgicos" al queso y para mí, mantuvieron los platos originales del menú y resultaron ser de mi completa satisfacción...

    ResponderEliminar
  2. En la ceremonia de presentación de la guía Michelín 2.014 acaban de darle la primera estrella a este restaurante. Otra más para Asturias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...