lunes, 26 de diciembre de 2016

Pui's Thai Tapas Bar o el que decían mejor Tailandés de Madrid

Ya habíamos visitado este lugar con anterioridad. En su momento leímos que era el mejor Tailandés de Madrid y fuimos para comprobar si era cierto. De aquella visita guardamos buen recuerdo, nos encantó la carta y sus platos, verdaderos platos Thai servidos en pequeñas tapas o raciones y a un precio muy apañado. Nos encantaron los pinchos de langostinos (que no encontramos esta vez) y algunos platos más por lo que decidimos volver

El local es pequeño, incluso puede llegar a ser incómodo si vais muchos. No tiene nada de decoración folclórica, ni oriental. Es un local funcional y con pocos adornos, no esperéis un restaurante temático Thai sino un bar de tapas y raciones con la singularidad de que son Tailandesas. Aunque eso si, con una carta tan amplia que es complicada, ahora es un poco más densa que antes y hace difícil la elección.

En esta ocasión pedimos:
- Khao Pad Rod Fai: arroz frito con ternera y verduras. Algo soso (como buen arroz tailandés) donde todos los arroces, salvo los picantes, son algo insulsos.

- Tung Thong: paquetitos de gambas. Nada del otro mundo. Estaban buenos y el interior era intenso pero no es un plato que aporte nada e incluso es difícil distinguirlos de saquitos de supermercado.

- Gai Tod Krob Krob: pollo frito crujiente. Sencillo pero un buen plato.
 

- Pad Pak Mu Krob: ya lo habíamos probado la vez anterior. Son una especie de cortezas de cerdo salteadas con salsa de ostras y verduras. Quizá el mejor plato por la manera en la que está preparado el cerdo.

- Roll de plátano: postre de saquitos de plátano frito con chocolate

Toda la comida para 3 con agua, dos cokes y una cerveza típica de allí, Shinga, que salía por 4,5€ llevo la cuenta a los 60 euros. Un buen precio para degustar auténtica comida Thai en un sitio que te recomendamos si era fan de esta comida. No es el mejor sitio de Madrid, ni muchos menos. es sencillo y ahora, con lo de moda que se ha puesto esta gastronomía hay muchos locales mejores. Pero si que es verdad que es de los mejores que hemos probado, es sencillo y barato y su comida se parece a la cocina que pudimos disfrutar en nuestro viaje por esas tierras hace ya más de 8 años.

Web: http://www.puithaitapas.es/ 
Teléfono: 914 68 24 77

lunes, 12 de diciembre de 2016

La Maquina de Chamberí: cocina de producto

La Máquina es un grupo de restauración muy conocido en Madrid, famoso por su cocina de producto, sencilla pero de alta calidad y también, por qué no decirlo, por ser locales muy frecuentados por el pijerío capitalino. Este hecho y el que sea una especie de cadena (tiene 11 locales y tres barras en Madrid) nos echaba un poco para atrás a la hora de ir a probarlo.

Cuando se habla de cadenas se suele hablar de cartas iguales y de platos con poca personalidad. Esto es cierto en La Máquina, las cartas se parecen mucho unas a otras. De hecho se parecen mucho a las cartas de muchas de las Tabernas que tanto se están extendiendo por Ponzano o por la zona de Retiro. Hay platos calcados entre La Máquina y, por ejemplo, la Taberna Moderna. Aún así el sitio merece la pena y nuestra visita fue mejor de lo previsto. Fue mejor porque comprobamos que es un sitio donde se mima el producto, los platos están cuidados, bien preparados y con gusto.

También se mima al cliente y el trato por parte del servicio es exquisito. Presumen de selecto ambiente y esto depende del local elegido, algunos los son más que otros y el de Ponzano, entre la de gente que hay en barra y como está montado, no echa para atrás. Al contrario, te sientes muy cómodo.

La carta en La Máquina de Chamberí, que fue el que probamos, mira al mar y a su clásica ensaladilla, croquetas o jamón se le unen coquinas, mejillones, pulpo, pixín (rape) y otros muchos pescados. También tiene una parte de arroces, carnes y, cómo no, fabada en plato individual o en tarrina para compartir. Aunque nosotros no pudimos probarla ya que en nuestra visita no aparecía en la carta. Otra cosa que tiene y a nosotros nos encanta son las medias raciones ya que eso nos permite probar más platos, que en nuestra comanda fueron:
- Media de chanquetes con huevo. Un plato que siempre que podemos lo pedimos ya que no es fácil encontrar chanquetes.

- Media de coquinas, Buen plato para ser una media ración con preparación muy simple, aceite y limón.

- Media de Ensaladilla. Uno de los platos estrellas del lugar

- Albóndigas de ternera
- Tarta fina de manzana, finísima y muy rica

Todo para tres, con agua, dos vinos blancos y un café por 68 euros. Un ticket algo por debajo de la media de este tipo de tabernas donde el precio de un comensal ronda ya los 30 euros cuando vas de tapeo. Si en vez de raciones vas de platos el precio se situará entre los 40-50 euros por el precio de los pescados.

martes, 6 de diciembre de 2016

Puertalsol: El Chicote más castizo

Se acercan las Navidades, unas fechas magníficas para pasear por el centro de Madrid y si quieres salir del tradicional bocata de calamares en los aledaños de la Plaza Mayor, podemos recomendarte varios sitios, pero hoy nos centraremos en el nuevo restaurante del televisivo Alberto Chicote. Es un buen plan para el Puente de Diciembre o para cualquier visita a Madrid ya que se encuentra en pleno centro, dentro del Corte Inglés de la Puerta del Sol.

Llevábamos intentando reservar desde el mes de septiembre y sospechábamos que había algún error de programación en la web, porque no nos dejaba reservar ningún día al mediodía, solo por las noches. Este jueves, por probar, volvimos a intentarlo y: sorpresa! ¡había mesa para el sábado, a las 13:30 y a las 15:00!... Es cierto que tenía truco, porque coincidía con el Madrid-Barça, pero no desperdiciamos la oportunidad, así que, allí que nos fuimos, a hacer día típicamente navideño: con su Cortilandia, su Plaza Mayor, sus luces... e incorporamos al plan conocer el Puertalsol.

Según llegamos, había cola, de gente esperando para comer. Como teníamos reserva, no tuvimos que esperarla, pero hemos de decir que no parecía que hubiera mucho tiempo de espera. Eso sí, el hueco era para la terraza. No hacía mal día, pero no deja de ser Diciembre en Madrid... La terraza tiene calefactores y mantitas, al más puro estilo europeo.

El local tiene una decoración sencilla, sin nada muy destacable, sencillamente porque lo que hay que ver es lo que está fuera, el reloj de la Puerta del Sol, a la misma altura que la terraza. Una maravilla, merece la pena subir solo por tener esa perspectiva. Dispone también de una cocina semivista, que ves mientras subes por las escaleras mecánicas o el ascensor transparente y donde estaba "Alberto" esperándonos. Bien!

La primera sorpresa con la que no contábamos es que nos tocó mesa alta. Podría haber sido un poco incordio por ir con el carrito, pero como nuestros nenes casi siempre saben estar a la altura, el pequeño decidió que era una gran idea dormir la siesta mientras sus papás y su hermano comían, así que, problema resuelto.

Nos ofrecen la carta. Es clásica, de tapeo castizo, con sus embutidos, sus croquetas, sus empanadillas, su ensaladilla rusa y unos arrocitos para los guiris. También codillo o atún. Dudamos bastante porque nos apetecían demasiadas cosas. Al final, nos decantamos por:

- Croquetas (tanta crítica en su programa... a ver cómo las hace él). Tienen de cocido, de jamón o de bacalao (4 uds a 9 €) y la opción de pedir mixtas (6 uds, 2 de cada sabor, a 12€). Nos quedamos con ésta por probarlas todas y están bien pero no son para tanto. Poco contenido, sobretodo en las de jamón

- Empanadillas: De pisto, de atún y de rabo de toro. Mismo sistema que el anterior, volvimos a elegir las mixtas. Las de atún y las pisto saben parecidas. Todas muy ricas y muy caseras (14€ la ración de 6)

- Pulpo confitado con patatas revolconas: Muy rico de sabor, aunque para algunos gustos un pelín duro.

- Secreto de cerdo ibérico al carbón con chimichurri: una lástima que no llegó todo lo caliente que debería, porque estaba francamente bueno.

Y de postre,  banda de manzana con helado de vainilla, con la tarta calentita, recién hecha. Muy rico.

Los tiempos de espera fueron un poco más largos de lo previsto ("llevo aquí 15 minutos esperando... tráeme al menos un poco de pan" habría dicho él en su programa ;)) pero aún así, fue una comida muy agradable. El personal atento y Chicote supervisando (o al menos, paseando), durante toda la comida por el local, dispuesto a hacerse fotos con cuantos se lo pidieron.

Al final, salió la cuenta por 97 €. Se disparó con 4 copas de cava que tomamos (a 5 € cada una siendo, además, Dominio De Requena). No tuvimos opción de ver la carta de vinos, así que tal vez si hubiéramos pedido vino, habría salido más o menos igual... En definitiva, un estilo totalmente distinto a su otro restaurante, Yakitoro. No es barato, pero hay calidad, y teniendo en cuenta la ubicación, no se puede poner mucha pega.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...