martes, 25 de octubre de 2016

De tapas por Toledo

Desde 2.012, la Federación Española de Hostelería (FEHR) y la Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo (FEPET), designan una ciudad, entre candidatas presentadas, como Capital Española de la Gastronomía. A día de hoy hemos visitado todas ellas y este año, como no, no podíamos faltar a nuestra cita con la ganadora así que cogimos el coche y a comer y a engordar... de tapas por Toledo.

Imagino que, como casi siempre que no nos termina de gustar una ciudad recibiremos una oleada de críticas de los nativos de la zona pero es que .... Toledo... es que ... es que es guirilandia. Ahora nos escribirán diciendo que si no hemos buscado bien, que si en tal barrio o en tal otro hay un bar buenísimo pero repetimos lo que siempre decimos: Vamos como si fuéramos turistas, vemos la ciudad como un visitante más y dentro de esa visita nos vamos de tapas a las zonas típicas. Y sí, Toledo es una ciudad impresionante, por eso es Patrimonio de la Humanidad pero para el tapeo se queda en Segunda División. La cultura es de tapa de cortesía que depende totalmente de la suerte y luego, dependiendo del bar, hay tapeo o raciones.

¿Por qué decimos esto? pues por dos motivos. El primero: Toledo carece, en su parte histórica, reitero, de una calle o zona de tapas. Sí, existe el Mercado de San Agustín, pero si vas de turismo no te metes en un mercado para tapear porque para eso te da igual una ciudad que otra (esos sitios son bonitos y muy buenos pero todos parecidos). El segundo: había muchos, muchísimos locales con cartelería hasta la saturación de pizzas, croquepizzas, extrapizzas, paella "valenciana" y sangría. Ojo: esto no quiere decir que no visitáramos sitios buenos, sí que lo hicimos y sí comimos de lujo... pero hay que buscarlo, no es lo habitual. Dentro de este post los sitios recomendados son los que están en negrita.

Calle Santa Fe: una mini-calle de bares, al lado de la Plaza Zocodover. Realmente tiene 4 pero dos son de los más famosos de la ciudad: La Tabernita (que estaba cerrado) y el Trébol, este último está lleno de turistas pero la carta está creada para tapear, tapear como dios manda. Con muchas opciones y variedad. La tapa más famosa del bar (y una de las más conocidas de Toledo) es la Bomba. No dejéis de probarla, es muy distinta a cualquier otra de cualquier bar del mundo. Nosotros la pedimos (3,8€) con una tapa de migas y dos cokes. Todo por 13,3€; como se peta os recomendamos llegar pronto. El único pero del bar es que el servicio es algo disperso, quizá sobrepasado y que ponen tapa de cortesía pero como pidas una de pago ya no te la traen.


Siguiendo la calle está el Santa Fe, al que no pudimos entrar de la gente que había así que entramos en Cuchara de Palo. Un bonito local, más tipo restaurante que bar de tapas y donde parecía que no nos querían atender. Nos entraron muy bien y muy amables, nos sirvieron los dos vinos que pedimos con tapa gratis de fideua pero luego no nos trajeron la carta y después de pedirla y esperar 20 minutos nadie nos vino a atender así que pagamos (3,4€ dos Verdejos, barato) y nos fuimos.

Al final de la calle vimos un bar más, Entrecalles, realmente no está en Santa Fe ya que la entrada está por la Calle de la Paz. El lugar es una trampa para guiris, ya lo advertían las crujipizzas que se anunciaban a la entrada pero había sitio y había hambre, la carta tenía carcamusas así que nos sentamos. Pedimos este plato, típico de aquí y consistente en carne guisada con tomate y guisantes. Este no estaba mal del todo pero también pedimos unos huevos rotos con morcilla donde la morcilla sabía rara, entre dulzor y picor, le faltaba algo de Almax para pasarla bien. Y sobre el servicio, mejor ni hablar. Chicote... el deber te llama en este lugar.

Zona Calle Comercio: Realmente no es que sea esta calle la de bares sino que en las perpendiculares a la misma, en áreas dispersas cerca y en la continuación (Hombre de Palo) se pueden encontrar locales de variada calidad.

No perderse el Nuevo Almacén (Calle Nueva 7). Un enorme local con zona de barra y pinchos por 2€. Zona de mesas altas para tapeo o compartir raciones y un área de mesas bajas. Nos volvió a pasar que por pedir tapa de pago no nos trajeron de cortesía pero tampoco importaba... la tapas eran enormes, fuimos a pedir 4 croquetas para 4 y nos dijeron "son grandes" pedimos dos y eran enormes, como un puño, por 1,5€. Lo acompañamos con un bocatín de calamares y un sandwich de ternera que con dos cokes y un agua salió por 16,70€
 

El Mentidero, en la Plaza Solarejo, nos metimos porque vimos 3 ó 4 bares juntos pero tras asomarnos a todos ninguno parecía ofrecer nada. Este es el que menos de guiris parecía y fracasamos. No hay nada digno de destacar en él; pedimos dos Verdejos por 4 euros que acompañaron con unas patatas fritas.

Alfileritos en la calle del mismo nombre y un buen lugar donde, aún siendo restaurante se tapea. Dan tapa de cortesia en condiciones, en nuestro caso unas croquetas de morcilla. De tapa pedimos unos boquerones fritos que estaban espectaculares, con un rebozo fino y salsa ali-oli. Con Coca-Cola y vino, 11,10€

Terminamos la visita en La Abadía, otro imprescindible (es del mismo grupo que el anterior). Aunque es restaurante se puede tomar algo en la parte de arriba. Es uno de los imprescindibles de la ciudad, por el local en sí, una Casa de Oficios del siglo XVI con sus cuevas abovedadas, como por la comida. Aquí puedes probar auténtica cocina toledana como las típicos carcamusas, el ciervo o la perdiz a la toledada. Nosotros tomamos esta última; estaba bien aunque este ave siempre es algo seco. El ciervo lo pedimos en filetitos con salsa de setas y como entrante disfrutamos mucho de un huevo perfecto sobre pisto manchego. Todo con un par de vinos, agua, una fondue de chocolate blanco y fruta y un café por 45,50€. Realmente barato.



Terminamos la visita un poco decepcionados. Aunque no teníamos muchas aspiraciones se echa de menos el movimiento gastronómico que sí se ve en anteriores ganadoras como Logroño (2.012), Burgos (2.013) o Cáceres (2.015)

8 comentarios:

  1. El Alfileritos es un imprescindible en Toledo, la sala del primer piso, de tipo corrala, es preciosa y el comedor del restaurante, aunque en el sótano hay otro comedor, y en la planta baja es tipo taberna para tapear, de hecho la carta es diferente. :-)

    ResponderEliminar
  2. La verdad que nunca he ido a Toledo de tapeo, de turisteo o de noche, y la verdad que si me ha llamado la atención que no hubiera una zona de "vinos" a la que ir antes de salir de marcha.
    Yo siempre espero a ver si con la bebida ponen tapa y luego ya pido de comer, porque en un montón de sitios como pidas ya se la ahorran

    ResponderEliminar
  3. Hola. La verdadera zona de tapeo de Toledo está en los barrios de Santa Teresa o "El polígono", en el casco hay varios sitios que están muy bien, pero están dispersos, frente al museo de Santa Cruz, muy cerca del Cuchara de Palo está el bar Enebro, muy popular entre los toledanos, en la calle Cadenas muy próximo a La Abadía, está el café La Pepa, con muy buenas tapas también. Para comer, muy cerca de la Catedral, está el rte Cuatro Tiempos o el rte Locum en la calle con el mismo nombre. Y si visitais la zona de la judería hay otros cuantos bastante buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. En nuestras visitas siempre visitamos la zona turística y/o la zona de tapeo famosa. Con eso nos perdemos buenos bares de muchos barrios pero hacemos una crónica más orientada al viajero

      Eliminar
  4. Por motivos obvios, pues soy proveedor de productos de hostelería, prefiero entrar como anónimo en esta respuesta.
    Desde luego es vergonzoso que en Toledo, siendo como es una de las ciudades históricas y turísticas de clara importancia a nivel Europeo, no tenga una verdadera competitividad ni atractivo ninguno a nivel de establecimientos de hostelería, no sé si es debido a su gran afluencia turística y el aprovechamiento de esa masiva cantidad de gente o porque la ciudad no está bien estructurada a nivel de habitabilidad, con lo que finalmente el turista llega a una ciudad sin vida que no sea turística, puesto que la verdadera vida está afuera de las murallas. Los establecimientos que de verdad funcionan bien y merecen la pena no están en el casco histórica, sino en las zonas, como decía otro anónimo de afuera, el barrio de Buenavista, Santa Teresa y la Zona de Avenida de Europa sí tienen establecimientos que están bastante bien, no el polígono donde no estoy de acuerdo con mi compañero, que ahí sí que no hay nada de nada. Respecto del casco histórico hay algo más, algunos que sí merecen la pena, pero no son los que más, estarían El Embrujo, Entrevinos, y algunos más.
    En cualquier caso Toledo no puede considerarse una ciudad atractiva para tapear porque no lo es.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, me voy dentro de 3 días a Toledo por semana santa, a tapear y a beber vino. Cagada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hombre... tanto como cagada no. No es la mejor ciudad de Castilla para tapear pero si de las más bonitas y para unos días si que da!! ;)

      Eliminar
  6. Ahora mismo me estoy comiendo una bomba en El Trébol corroboro que es especialmente rica. Mi mujer dice lo mismo del salmorejo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...