jueves, 18 de junio de 2015

Hamburguesas XXI: Rock&Roll Madrid

Lo primero que vimos cuando entramos fue la barra, con la imagen de los Beatles cruzando Abbey Road. Como buen beatlemaniaco pensé: "Esto empieza bien", pero luego nos llevamos una pequeña decepción. Un domingo, a las dos de mediodía, no había nadie. El local, pintón a la entrada y en la primera zona de mesas muy acogedora, flojeaba después, en la zona de restaurante, que era demasiado fria. A pesar de los dibujos rockeros y de las mesas con los logos de grupos musicales la sala no disimulaba que debía haber sido un antiguo mesón, pequeño, con ventanucos y con una sensación extraña en la colocación de las mesas.

La carta tiene bastantes novedades en los entrantes con respecto a otros locales del estilo como huevos rotos, carpaccio, espárragos, foie y una gran variedad de ensaladas, se completa con las hamburguesas. La mayor parte son de cebón, de 200 gramos, excepto algunas especiales de ¿kobe?, atún, presa, pollo, bisonte y una para veganos de tofú. Todas tienen nombres de grandes músicos: Elvis, Mercury, Lennon, Ringo, Yoko (¿alguien me puede explicar porque está Yoko y no Paul o George????), etc..

El servicio fue atento y agradable, bueno en lineas generales. La comida no lo fue tanto:
- Aritos de cebolla. Lo pedimos siempre para comparar unos locales con otros. En este caso no destacan, parecían congelados.

 - Delicias de pollo. Estaban muy bien preparadas, con un rebozado muy rico y venían acompañadas de tres salsas.

- Hamburguesa Robert Trujillo: para un músico con ascendencia mexicana una hamburguesa con toques mexicanos, guacamole y aros de cebolla.

- Mick Jagger con  bacon, mezclum de lechuga, tomate raf y cebolla.

Las dos hamburguesas tenían el pan un poco seco, 200 gramos de carne de cebón que era algo mediocre y tenía poco sabor. A pesar de tener bien pillado el punto no estaban muy buenas. Venían acompañadas por unas pocas patatas ennegrecidas y blandas, síntoma de patata vieja.

No tomamos postre, la carta de los mismos era algo escasa y de algunos no había. Como tampoco tenían café pedimos la cuenta que con dos Cokes y un agua ascedió a 43,40 euros. Los precios son ajustados y las hamburguesas no son caras, están entre los 8 y los 12 euros (con excepción en la de kobe 14,5€). Además, en nuestro caso reservamos con El Tenedor y tuvimos un descuento del 30% por lo que salió todo por solo 32,30€

Lo mejor del sitio, además de las referencias Beatle, fue la música de fondo: puro Rock que no dejó de sonar ni un minuto pero en nuestro ranking de las mejores hamburguesas de Madrid no está entre los primeros lugares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...