miércoles, 13 de mayo de 2015

Taberna Arzabal

En muy pocos años, La Taberna Arzabal, se ha convertido en uno de los sitios de moda en Madrid. Nació en 2.009 y, tras ser declarado Restaurante Revelación por la revista Metrópoli, en menos de un año tuvo que abrir un nuevo local y ampliar plantilla. Además se adentran es otros negocios como el "secret club" A de Arzabal, los platos combinados de Lovnis o ser un habitual del Street Food Market Madreat. Fue precisamente ahí donde nos entraron ganas de visitarlo, tras catar sus croquetas a pie de furgoneta.

Y allá que nos fuímos. Un miércoles, laborable, llegamos antes de las 13:30 y vaya ambiente! Parecía que era fin de semana. No habíamos reservado y resultó que no habia mesas libres, nos sentaron en una mesa alta que había en la parte del bar y que ponía Reservada.

Una vez en posición nos ponemos a ver la carta de tapas mientras pedíamos la bebida. Una carta corta, de platos clásicos y con buena pinta: conservas, chacinas, mejillones, huevo con trufa, ortiguillas o lomo de carne roja son algunos ejemplos. Cuando nos trajeron la bebida nos dieron una carta más, la de platos. Hala!. A pensar otra vez: tartar de salmón, pisto, huevo poché, arroces, patatas a la importancia, merluza, tataki de pez mantequilla, carrilleras o manitas. Nos lo pusieron difícil, había tantas cosas que nos llamaban la atención que no sabíamos por donde decantarnos. Afortunadamente podías pedir platos completos o por medios, una tendencia que se ve mucho últimamente (Bacira, Triciclo, etc.) y que es perfecta para poder pedir más cosas. Mientras esperábamos la comida nos trajerón el pan; de tres tipos, blanco, de aceitunas y colines. Vino junto con un cubo gigante de mantequilla. El pan estába riquísimo y lo reponían constantemente.

El servicio es perfecto, de 10. Controlan muy bien los tiempos. Pedimos cuatro platos para compartir y los trajeron de uno en uno, lo que hacía la comida más tranquila y que se pudiera degustar mucho más. Los camaremos están muy atentos, hay muchos y no pierden detalle ni dejan nada por medio. Nos cambiaron los platos y los cubiertos en cada ración que nos sirvieron:

- Media de anchoas del Cantábrico. 6 anchoas perfectas. 12 euros.

- Media de Merluza en salsa verde riquísima. nos ventilamos el pan mojándolo en esa salsa tan perfecta. La media ración nos salió por 15 € (el plato compelto 24€)

- Media coca de bacalao y piperrada. Aquí fallaron un poco, muy salado y venía servido con sal negra que lo hacía más salado aún. 12 euros.

- Huevo poché con Ajo Arriero. De nuevo con sal negra pero aquí le daba un toque perfecto. 19 euros.

Sin lugar a dudas el lugar merece la pena. No es barato pero la comida es de lujo. Terminamos la comida con un café solo y la cuenta, con dos Coca-Colas, un Verdejo y un agua salió por 71,70€

1 comentario:

  1. La taberna Arzábal siempre la tengo pendiente en mi lista, con estos comentarios no me va a quedar mas remedio que ir.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...