miércoles, 16 de diciembre de 2015

Cocidito Madrileño XIII: Taberna La Cruzada

Y aunque parece que el invierno tarda en llegar, retomamos nuestra particular ruta en busca del mejor cocido de Madrid con esta nueva incorporación, ubicada en pleno Madrid de los Austrias. Una taberna que, dicen, data de 1.827. El caso es que no es el mismo bar, ni siquiera está en la misma calle, el edificio donde estaba el antiguo se demolió y la versión siglo XXI reabrió allá por el año 2.000 como taberna clásica. Hace unos meses comenzaron a servir cocido, el motivo de nuestra visita.

Un local con varias estancias, pequeñas pero no agobiantes, atendidas por un servicio muy profesional "de los de toda la vida". Tuvieron un pequeño despiste con un carrito de bebé (a pesar de ponerlo en la reserva y recordarlo por teléfono) que subsanaron muy rápidamente.

Como íbamos a por el cocido no hizo falta ni pedir, al poco de estar sentados y solicitar las bebidas ya teníamos la comida en la mesa. Servido en tres vuelcos, venía en bonitos recipientes de barro que mantenían bien el calor:

El primero:
- Sopa de fideo fino, de textura dura pero con mucho sabor y un buen punto de grasa
- Complementada con cebolleta, piparras y zanahoria con queso

El segundo:
- Los garbanzos, algo pasados de cocción les faltaba una pizca de sabor pero estaban muy ricos. Traían como complemento el tomate con comino, una opción que les cambia el toque pero que, dicen, ayuda a digerirlos y bajan los gases.
- Las verduras: repollo, zanahoria, patata y puerro. Original el toque del puerro


El tercero:
- Las carnes: Chorizo tipo asturiano, morcilla y morcillo, gallina, jamón, tocino y tuétano. Triunfó el chorizo entre los comensales (la mayoría asturianos) y la morcilla pero lo que realmente era soberbio eran el tocino y el tuétano.

Para el postre había varias opciones a elegir: leche frita, un helado artesano riquísimo, tarta de queso, de chalota y sorbete de limón.

El menú es cerrado e incluye postre y café por 27 euros. Cobran a los niños como "cocido infantil" 14,5 euros, algo que pueden ser buena idea si tienen cierta edad pero que para un niño de 3 años, que era nuestro caso, se nos antoja algo excesivo. Al final la cuenta, con cuatro cocidos y "medio" más una botella de Cuna de Reyes Reserva (22€) salió por 144,5 euros.

En resumen, buen cocido que está a la par de alguno de los más famosos de Madrid. Ver ranking.

lunes, 7 de diciembre de 2015

El Rancho - Un argentino en Madrid

En el barrio de Arganzuela, junto al estadio Vicente Calderón se encuentra este restaurante argentino, de nombre inconfundible: El Rancho.

Se encuentra en una zona de poco paso y desde fuera da sensación de estar siempre vacío, pero lo cierto es que hemos ido en un par de ocasiones y en ambas, el comedor no estaba lleno, pero casi (y la última visita fue entre semana). Como curiosidad, resulta interesante visitar su web http://www.elranchomadrid.com ya que ofrecen opciones diferentes como espectáculos de tango en directo o "extrañas", como un pack de cena y paseo con servicio de limusina.

En las dos ocasiones optamos por reservar directamente el menú que ofrecen, que incluye un cóctel de bienvenida (aunque en nuestra última visita nunca nos llegó), 4 entrantes y opción de carne, pescado o pasta. Siendo un argentino, es obvio que todos elegimos carne.

Los entrantes consisten en:
- Empanadas argentinas: de jamón y queso, de espinacas, de maíz y de carne, una de cada por persona. Nos dejamos la de carne para el final por ser la más típica pero no era la mejor. Sorprendente la de espinacas.

- Chorizos criollos, medio por persona.  Muy ricos
 

- Mollejas braseadas: El mejor entrante con diferencia. Punto perfecto, tanto de cocción como de sal. Opinión unánime.

- Verduras a la parrilla: Algunas con excesivo sabor a carbón.

El plato de carne consiste en cuatro cortes en un plato: lomo alto, lomo bajo, entraña y tira. Tal vez sería preferible que vinieran en dos tiempos para evitar que se enfríen. La mejor carne, el lomo alto. El bajo un pelín duro, la entraña como habitualmente es este corte, poco tierno y la tira de asado estaba bastante bien.

De postre, para todos, bomba calória para rematar: panqueque (crepe) rellena de dulce de leche.

El menú incluía, en sus 35 €, además del postre y los cafés, un vino argentino de Mendoza: Fuzión; de sabor muy ligero.

La opinión generalizada tanto en esta visita como en la anterior, es que la opción del asador argentino está bien por cambiar, pero pese a su fama, nuestros cortes habituales (solomillo, entrecot...) son más jugosos y tiernos y yo, personalmente, prefiero un buen chuletón de ternera asturiana o del Guadarrama.

martes, 1 de diciembre de 2015

Hamburguesas XXV: Mad Planet

Este lugar lo comentamos en dos vertientes:
- Hamburguesas: aunque no es una hamburguesería nosotros fuimos para allí a probar este plato
- Comer con niños: aquí si. Es un verdadero lugar para comer con niños.

A pesar del nombre no pertenece al grupo Mad, así que no vayáis pensando una hamburguesa manjar como las de Mad Café sino más bien una hamburguesucha. Lo que si hay que tener en cuenta es que este lugar no es una hamburguesería sino un restaurante en toda regla con platos de diversa índole como Raviolis, tartar de atún, ensaladas, foie, pulpo, carnes, etc.

Pedimos la Mad Planet Burguer con queso manchengo, bacón, chutney de tomate, cebolla frita y normal (ahora la hacen con cebolleta). Servida con pan de mollete y con carne de baja calidad. El tamaño es de 180 gramos aunque algunas eran mucho más grandes que otras.

Le cogen bien el punto a la carne pero como esta era muy floja el sabor no era para echar cohetes.

También comimos:
- Huevo con patatas y chistorra, ni fu ni fa más feos que otra cosa

- Croquetas
- Hummus
- Taco de atún, bastante bueno.

- Crepe de Nutella de postre para delicia de los niños.. y de algún que otro "adulto"

La comida era aceptable pero nada delicioso. No se porqué pero en los sitios de este estilo se come tranquilo pero nunca se come de lujo.

Por la parte de "Comer con niños", si se puede considerar como tal, de los locales de este estilo es de los mejores, mejor decorado, más tranquilo y amplio. Tienen una sala anexa con ludoteca. Puedes pedir un menú infantil con sala de juegos y un taller infantil por 15 euros o simplemente pagar 3 euros para que los más pekes vayan a la sala de juegos al terminar la comida.

La comida, con 8 platos, 8 bebidas, 2 postres y 2 cafés salía por 125 euros pero al reservar con una oferta del 30% de ElTenedor la cuenta fue de solo 96,90 euros... bueno... en realidad para nosotros gratis ya que nos invitaron (gracias Patty ;).

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Lista completa de Estrellas Michelín 2.016

Aquí tenéis la lista completa de restaurantes con Estrella Michelín en la guía de 2.016 con links a las crónicas de los que hemos visitado

Tres estrellas, no hay nuevas incorporaciones este año:

Diverxo de David Muñoz (Madrid), El Celler de Can Roca de los hermanos Roca (Girona), Sant Pau de Carme Ruscalleda (San Pol de Mar), Restaurante Martín Berasategui de Martín Berasategui (San Sebastián), Quique Dacosta (Dénia), Akelarre de Pedro Subijana (San Sebastián), Arzak de Juan Mari Arzak (San Sebastián) y el Restaurante Azurmendi de Eneko Atxa (Larrabetzu)


Dos estrellas con dos novedades y ningún degradado: Restaurante Coque en Humanes (Madrid) de Mario Sandoval y Zaranda del Hotel Castell Son Claret de Es Capdellà (Mallorca) con el chef Fernando Pérez Arellano


Aponiente de Ángel León (Puerto de Santamaría - Cádiz), El Portal del Echaurren de Francis Paniego (Ezcaray – La Rioja), M.B. de Martín Berasategui (Guía de Isora – Santa Cruz de Tenerife), Mugaritz de Andoni Luis Aduriz (Errenteria - Guipúzcoa), Club Allard (Madrid), Restaurante Miramar de Paco Pérez (Llançà – Girona), Les Cols de Fina Puigdevall y Pere Planagumà (Olot – Girona), Restaurante Ramón Freixa (Madrid), La Terraza del Casino de Paco Roncero (Madrid), Sant Celoni de Óscar Velasco (Madrid), Casa Marcial de Nacho Manzano (Arriondas – Asturias), Restaurante Àbac de Jordi Cruz (Barcelona), Dani García (Marbella – Málaga), Restaurante Moments de Raül Balam y Carme Ruscalleda (Barcelona), Restaurante Lasarte de Martín Berasategui (Barcelona), Restaurante Sergi Arola Gastro (Madrid), Restaurante Enoteca (Hotel Arts) de Paco Pérez (Barcelona), Restaurante Atrio de Toño Pérez (Cáceres),  Coque de Mario Sandoval – (Humanes - Madrid), Zaranda de Fernando Pérez (Es Capdellà - Mallorca)


Una estrella (lista gracias a www.gastronomiaycia.com)
  • Andalucía: Choco (Córdoba), La Costa (El Ejido), José Carlos García (Málaga), Kabuki Raw del Hotel Finca Cortesin (Casares), El Lago (Marbella), Restaurante Sollo (Fuengirola), Restaurante Messina (Marbella), Restaurante Acanthum (Huelva), Skina (Marbella), Alejandro (Roquetas de Mar), Abantal (Sevilla).
  • Aragón: Las Torres (Huesca), Lillas Pastia (Huesca), Tatau Bistro (Huesca), Hospedería El Batán (Tramacastilla), La Prensa (Zaragoza).
  • Asturias: El Corral del Indianu (Arriondas), Auga (Gijón), La Salgar (Gijón), El Retiro (Llanes / Pancar), Casa Gerardo (Prendes), Arbidel (Ribadesella), Real Balneario (Salinas).
  • Baleares: Andreu Genestra (Mallorca / Capdepera), Es Molí d’En Bou (Mallorca / Sa Coma), Es Racó d’Es Tix (Mallorca / Deià), Simply Fosh (Mallorca / Palma), Es Fum (Mallorca / Palmanova), Jardín (Mallorca / Port d’Alcudia), Can Dani (Formentera / Sant Ferrán de ses Roques).
  • Canarias: Kabuki (Tenerife / Guía de Isora), Kazan (Tenerife / Santa Cruz de Tenerife), El Rincón de Juan Carlos (Los Gigantes / Tenerife).
  • Cantabria: Solana (Ampuero / La Bien Aparecida), El Nuevo Molino (Puente Arce), Annua (San Vicente de la Barquera), El Serbal (Santander), Cenador de Amós (Villaverde de Pontones).
  • Castilla-La Mancha: Maralba (Almansa), El Bohío (Illescas), Las Rejas (Las Pedroñeras), El Carmen de Montesión (Toledo), Tierra (Torrico / Valdepalacios).
  • Castilla y León: Cocinandos (León), El Ermitaño (Benavente), La Botica (Matapozuelos), La Lobita (Navaleno), Víctor Gutiérrez (Salamanca), Refectorio (Sardón de Duero), Villena (Segovia).
  • Cataluña: Les Magnòlies (Arbúcies), Alkimia (Barcelona), Angle (Barcelona), Caelis (Barcelona), Cinc Sentits (Barcelona), Restaurante Disfrutar (Barcelona), Dos Cielos (Barcelona), Dos Palillos (Barcelona), Gaig (Barcelona), Hisop (Barcelona), Hofmann (Barcelona), Hoja Santa (Barcelona), Koy Shunka (Barcelona), Nectari (Barcelona), Pakta (Barcelona), Roca Moo (Barcelona), Saüc (Barcelona), Tickets (Barcelona), Vía Veneto (Barcelona), Lluerna (Santa Coloma de Gramenet), Can Jubany (Calldetenes), Can Bosch (Cambrils), Emporium (Castelló d’Empúries), Rincón de Diego (Cambrils), Estany Clar (Cercs), Bo.Tic (Corçà), Malena (Gimenells), Massana (Girona), La Fonda Xesc (Gombrèn), Casamar (Llafranc), Els Tinars (Llagostera), Sala (Olost), Els Brancs (Roses / Playa de Canyelles Petites), Els Casals (Sagàs), L’Ó (Sant Fruitós de Bages), Fogony (Sort), Capritx (Terrassa), La Cuina de Can Simon (Tossa de Mar), Les Moles (Ulldecona), Ca l’Enric (La Vall de Bianya), Tresmacarrons (El Masnou), Villa Retiro (Xerta).
  • Galicia: Yayo Daporta (Cambados), A Estación (Cambre), Alborada (A Coruña), Árbore da Veira (A Coruña), Casa Marcelo (Santiago de Compostela), Culler de Pau (O Grove / Reboredo), As Garzas (Malpica de Bergantiños / Porto Barizo), Nova (Ourense), Solla (Pontevedra / San Salvador de Poio), Pepe Vieira (Raxo), Retiro da Costiña (Santa Comba), Silabario (Tui), Maruja Limón (Vigo).
  • Madrid: Casa José (Aranjuez), DSTAgE (Madrid), Kabuki (Madrid), Kabuki Wellington (Madrid), La Cabra (Madrid), Lúa (Madrid),Punto MX (Madrid), Álbora (Madrid), Montia (San Lorenzo de El Escorial), Chirón (Valdemoro).
  • Murcia: La Cabaña de la Finca Buenavista (Murcia / El Palmar).
  • Navarra: Europa (Iruña), Rodero (Iruña), El Molino de Urdániz (Urdaitz).
  • País Vasco: Boroa (Amorebieta / Boroa), Etxebarri (Axpe), Etxanobe (Bilbao), Mina (Bilbao), Nerua (Bilbao), Zarate (Bilbao), Zortziko (Bilbao), Kokotxa (Donostia), Mirador de Ulía (Donostia), Marqués de Riscal (Elciego), Andra Mari (Galdakao), Elkano (Getaria), Alameda (Hondarribia), Zuberoa (Oiartzun), Zaldiarán (Vitoria).
  • La Rioja: Venta Moncalvillo (Daroca de Rioja).
  • Valencia: Monastrell (Alicante), L’Escaleta (Cocentaina), Casa Manolo (Daimús), La Finca (Elche), Casa Pepa (Ondara), El Poblet (Valencia), La Sucursal (Valencia), Ricard Camarena (Valencia), Riff (Valencia), Cal Paradís (Vall d’Alba), BonAmb (Xàbia)

lunes, 23 de noviembre de 2015

El Retiro - D.E.M (Después de Estrella Michelín)

Hacía ya 5 años de nuestra primera visita a El Retiro de Pancar (Llanes) y de nuestra crónica. En su primer verano como Estrella Michelín, quisimos volver al renovado local regentado por Ricardo Sotres.

Desde nuestra anterior visita, el local ha cambiado completamente. Antaño, era un bar de pueblo donde el comedor era una sorpresa que desentonaba completamente con el ambiente de la entrada. Ahora, ha sido completamente reformado y se accede directamente al restaurante, donde se mantiene la piedra vista en gran parte de la pared (con su Santina en una de las paredes) y mesas con buena vajilla, cuidada cristalería y manteles largos han conquistado el local.

Nos pareció acertado el cambio pero también nos extrañó un poco la recepción, ya que a pesar de tener un amplio recibidor, nos tocó esperar más tiempo del debido a que salieran a atendernos.

La carta sigue siendo similar, donde destacan como platos principales los clásicos: fabada asturiana, arroz con pitu caleya y callos. Como la última vez ya habíamos comido de carta, optamos en esta ocasión por el menú. Bastante más caro ahora (75€ contra 29€) aunque antes eran cinco platos y ahora son 10, dos de ellos, postres:

- Sopa fría de manzana y hierbas aromáticas: una especie de gelatina, muy fresca.

- Ostra, pasión, naranja, calabaza y azafrán. Homenaje a Manolo de la Osa, Chef de las Rejas, restaurante Conquense donde pasó como aprendiz.

- Aguacate, berberechos, mostaza, algas y jugo yodado de tomate: Para nosotros fue EL PLATO. Una mezcla de sabores sorprendente de las que pasan a la historia y por la que únicamente por ella, merece la pena la escapada. FABULOSO.

- Cigala del Cantábrico a la sal: En su punto, exquisita

- Foie gras macerado en remolacha, cerezas, anguila y ajo negro: Curiosa gama cromática pero con rico sabor. A mí me lo cambiaron por un torto, que como suele pasar con este plato, no falló.


- La ternera del cocido: una sopita coqueta, con intensísimo sabor

- Pescado del día: En su punto y fresquísimo.

- Chuleta de cordero asturiano con emulsión de hierbas yodadas: yo que no soy muy fan del cordero, me lo comí sin problema, ya que estaba muy suavecito

-  Sidra, mango y maracuyá: Refrescante, para bajar y suavizar la comida

- Esponjoso de chocolate y café: Estupenda textura y buena combinación de sabores

Terminamos con unos petit fours originales que remataron una exquisita comida.

A modo de resumen, destacamos la calidad del producto y por supuesto, su preparación. Como aspecto mejorable, el servicio. Es un poco corto e inexperto y hace que en ocasiones haya tiempos muertos entre plato y plato, falta de bebida y falta de explicación de los platos.

Finalmente, menú para 2 con una botella de cava Recaredo salimos por 186 €

martes, 17 de noviembre de 2015

L'Albufera Moraleja... la mejor paella del mundo 2.015

Nunca habíamos ido a comer una paella en Madrid, y no creo que vayamos a muchas más, pero en este caso queríamos probar la receta de Julián García ya que, por segunda vez (2.013 y 2.015), había ganado el Concurso Internacional de Paella Valenciana de Sueca a la mejor paella del mundo. El concurso tiene una estrictas normas sobretodo en lo que respecta a los ingredientes, algo que gustará a los puristas ya que solo se puede usar pollo y conejo, ferraura (judia verde plana), judia redonda, garrofó (alubia blanca plana y grande), caracoles, tomate, sal, pimentón y azafrán.

Julián García es, además de dueño de La Posada Real de Santa Maria en Campo Rus (Cuenca), el jefe de cocina de L'Albufera, un lugar que como podéis imaginar viendo donde está es bastante pijo en cuanto a su clientela. Un bonito local, con amplios ventanales y una terraza con fuentes con un buen y atento servicio, cercano y educado al que el único pero que se le puede poner es que no nos dejó tomarnos un vermú previo: lo intentamos en la terraza de la entrada y nos invitaron a ir a tomarla a la barra del salón pero una vez en el salón nos mandaron a la mesa sin opción. A nosotros y a otro grupo que vino detrás e intentó lo mismo.

La paella estaba correcta. De las mejores que hemos comido por Madrid pero mucho peor que la mayoría de las que hemos comido en Levante y, valga la modestia, también peor que la mía. Paella valenciana de verdad pero a la que le faltaba un toque, algo de sabor. Hemos leído que Julián García no está en cocina los sábados (día que estuvimos) pero esto no debería ser motivo ya que siendo el jefe de cocina la receta debería prevalecer. Más bien nos dió la sensación de que estaba preparada con poca cocción previa, el arroz no había cogido todo el sabor de la carne y las verduras, escasa, sabían a hervidas. Eso si, el punto del arroz era óptimo y con el toque de pimentón daba una buen sabor final pero para nada "la mejor paella del mundo". Quizá si la más cara, 21 euros la ración.

El resto de la carta tiene una selección de arroces y fideuas a precios bastante altos, por ejemplo casi 25 euros el arroz a banda. Y como no solo de arroz vive el hombre la carta se completa con carnes, pescados, ensaladas y entrantes de lo más variado y que se pueden pedir por raciones o por medias raciones: jamón que tenía una pinta espectacular, chistorra, morcillas o del mar como chipirones y colas de gambas que fueron nuestras elecciones.


No está mal para comer con niños ya que el sitio es amplio, cómodo y, además, dispone de un servicio de animación que sobre las 15:30 recoge a todos los peques del local y cual flautista de Hamelin se los lleva hacía una zona anexa a jugar, pintar, etc.

En definitiva, un buen sitio con buenos productos pero caro, muy caro. Nuestra cuenta con agua, dos cokes, una cerveza, paella para tres, media de chipirones, media de colas de cigalas, un postre (mención a parte para los postres a 7,90€ el más barato), una botella de Gran Juve Camps (30€) y un café (3€) salió por 170 euros. Bastante caro para ir a comer paella... aunque digan que es la mejor del mundo.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Capritx: una estrella en Terrassa

Lo que voy a decir me va a costar alguna colleja por parte de mis amigos de allí pero yo lo suelto: creo que algunos restaurantes con Estrella catalanes se han quedado un poquito atrás. Me da la sensación que sus chef vivieron un boom tras la explosión creativa del Bulli y que ahí se han quedado. Está claro que hay grandísimos chefs y restaurantes pero algunas de nuestras más sonadas decepciones han sido con gente como Arola, que hace muchos años que no innova, Freixá, que tiene un gran menú pero no sorprende, o Carlos Abellán en Comerç24 que ha sido uno de nuestras mayores fracasos Michelín.

Con Capritx nos ha pasado algo parecido. Siendo su cocina mucho mejor que el anterior estrella que probamos allí (Comerç24, que cerrará temporalmente el 1 de enero de 2.016) no levantó muchos aplausos e incluso, y a pesar de venir de tapeo previo, nos quedemos con algo de hambre. El menú era sencillo, no es caro y los platos, sin ser complejos, eran muy equilibrados. Siete platos y dos postres por 65€ servidos en un pequeño salón de 5 mesas donde caben unos 14 o 15 comensales.

- Mi-Cuit de bacalao. Suave y sabroso pero muy normalito

- Hinojo con brandada agria-ahumada y sésamo Umeboshi. Tampoco terminamos de pillarle el gusto

- Atún rojo con módena y vegetales de tártara. Muy buen plato, preparado con un muy buen producto.

- Salmorejo de gambas de Palamós
-

- Tártar de ibérico de bellota, higos y jalea de vinagre. Delicioso, de lo mejor de la noche

- Corvina salvaje con guisantes de mostaza

- Aguja de buey, islay y mazamorra de pan de especias

De los postres apenas guardo recuerdo.. y hace menos de dos meses de la visita. Síntoma de que no era muy reseñables:
- Espuma de almendras con sorbete de ciruela amarilla y aceite de oliva
- Melón Marialuisa con Karlsson's Gold, lima y limón

La comida, con 4 menús y 4 botellas de cava salió por 424 euros. La impresión general de los comensales, gente de buen comer y muy buen gusto, fue que el menú se queda corto, que ya cansan tantos menús largo-minimalistas con platos minúsculos pero que la comida era muy buena. Le dieron un 7 de nota general y nos fuimos tan contentos.

Para mi es una buena opción si estás en Terrassa, el menú es asequible y los platos están bien diseñados pero no merece la pena un desplazamiento a esta ciudad para probarlo.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Hamburguesas XXIV: Pecado Carnal

Una de las mejores hamburguesas que nos hemos comido últimamente ha sido la de Pecado Carnal en Covarrubias. Está situado junto al Honky Town, de hecho era su antiguo café y comparte baño con este famoso club. Y como no podía ser de otra forma la decoración es totalmente musical, fotos de Rolling, Beatles, etc. El local ganó cierta fama en sus inicios por anunciar sus hamburguesas como de carne de Kobe, algo imposible como veremos ahora, y vender "la hamburguesa más cara de Madrid", una buena campaña de Marketing, la Millonaire una hamburguesa de Kobe con trufa negra, oro en polvo y una botella de Vega Sicilia por 185 euros; ahora tienen en carta la Billonaire, por "solo" 39 euros, con foie y chutney de mango. Recientemente ha cambiado el nombre para llamarse "W by Pecado Carnal", pasando a ser algo más elegante.... resumiendo: han puesto manteles y copas.

Y aquí una parada para comentar el tema de la carne de Wagyu y de Kobe, como suelen engañar al consumidor con estos nombres y su leyenda urbana. Lo primero es que las hamburguesas no pueden ser de Kobe porque para serlo la res ha tenido que nacer en la prefectura de Hyogo y sacrificada allí (y como nota ni se les masajea ni se alimentan de cerveza, es leyenda urbana); hasta hace poco ni siquiera estaba permitida la exportación y ahora que lo está el precio es tan caro, más de 200 euros el kilo, que nunca te podrás encontrar hamburguesas de Kobe por 10 euros. Con el Wagyu (vaca japonesa) es otro tema, las vacas wagyu son cuatro razas japonesas pero una interpretación legal hizo que algunas vacas con ascendentes genéticos de wagyu puedan ser consideras así. De hecho la mayoría de esta carne que se vende en España viene de este tipo de vacas, no son japonesas, suelen ser de Burgos.

Y depués de este pequeño tirón de orejas vamos a las loas: las hamburguesas están de vicio. El tamaño es de 150 gramos. La carne, aunque no sea Kobe de verdad, es muy buena y le cogen bastante el punto, quizá las hacen un pelín más de lo que solicitado pero sin perder jugosidad. El pan, tostado, consistente y con poco dulzor no se rompe ni cuartea (nota: tienen pan sin gluten para celiacos). La carta de hamburguesas es muy original y distinta a la de otros lugares, las tienes de ajo negro, de champiñon relleno, queso de cabra y frutos del bosque o wassabi. Nosotros probamos la de ajo negro (Black Garlic Kobe 13,80€) que venía con salsa de mahonesa japonesa

También catamos la Mexican Kobe Burguer (14,30€), como buena mexicana tenía guacamole y además pico de gallo y crema agria

El resto de la carta es una mezcla de carnes: chuletón, solomillo, lomo, secreto. Variedades de "Kobe", ensaladas y algunas referencias japonesas como toris o unas empanadillas buenísimas que fueron nuestra elección.

Cabe decir que el servicio es amabilísimo y en cada mesa hay un timbre para llamarles. Al principio da un poco de palo usarlo pero reconozco que es cómodo. Terminamos la comida con un brownie gigantesco

Empanadillas, dos hamburguesas, dos cokes, postre y un café por 48 euros. Precio medio para unas hamburguesas que, aunque no sean de "Kobe" auténtico, merece la pena probar.

jueves, 29 de octubre de 2015

De Tapas por Sevilla

Una de la grandes que nos faltaban en la guía de tapeo por España... Siendo la ciudad que es no teníamos perdón sino nos íbamos de tapas por Sevilla así que, aprovechando un fin de semana largo, allí que nos fuimos. Esta entrada no pretende ser un guía exhaustiva dado que es una ciudad muy grande donde es imposible recorrerse todos los bares o hacerse una zona ya que son amplias y muy distribuidas. Más bien intenta ser un descripción de las zonas de tapeo de Sevilla con algunos de sus bares más característicos; los que están subrayados no te los puedes perder.

Y es que en Sevilla se tapea por toda la ciudad pero los grandes núcleos están desde la Giralda a Santa Cruz, uno de los barrios más famosos. El centro hacía San Salvador, una de las plazas con más ambiente, y de ahí a Alfalfa... en estas zonas todo son bares. También es muy maja la parte de la Plaza nueva (Calle Jimios y alrededores). Y como no, Triana, algunas de sus callejuelas y la famosa calle Betis. Hay muchos y muy buenos. Solo encontramos locales de baja calidad en una zona de guiris en la calle San Fernando.

Por allí se estila la tapa de pago, de buen tamaño y bajo precio. Una media entre 2 y 3 euros, aunque hay alguna más cara la mayoría estaban en esa franja. Nuestras rondas para dos normalmente no superaban los 8 euros por lo que se puede considerar una ciudad barata para el noble arte del tapeo. También es curioso que tooooodas las tapas las sirven con pan y picos o regañás... pero cuando digo todas son todas, hasta unas migas te las sirven con picos.

Comenzamos con una recomendación (gracias Bea!) fuera de zona: Salvador Rojo. Un elegante restaurante en la Avenida Manuel Siurot. Como íbamos con dos niños nos cortamos en entrar y nos quedamos fuera, en la terraza, Bar33, donde te ponen, a modo de ración, los mismos platos que en su carta. Una verdadera delicia donde por 33 euros probamos: Atún rojo ahumado, Chipirón Salteado con fideos, Salmorejo, Huevo Cola de Toro (un exquisito huevo poché sobre un fonde de rabo de toro), un cremoso de chocolate, café, agua y dos refrescos. Magnifico comienzo.
 Chipirones salteados conVermicellis, Miso y Verduras. 5,75 €

SANTA CRUZ
- El rincon de Murillo. Había carta de tapas, pero no nos la sacaron. Lo vimos un rato después cuando empezaron a llegar autóctonos y cambiaron la guiri-carta de raciones grandes y caras de las mesas por una de tapas. Un mal detalle aúnque nuestra media ración de chocos resultaron muy buenos, con agua y dos cokes: 13€

- Peregil: clásico, de camareros campechanos y ultra-amables (sobretodo con las mujeres). Pedimos un vino de naranja ya que decían que era típico, sabía curioso pero bueno... mejor el vino normal. Un mosto y una tapa de ensaladilla de gambas: 6€
- La Estrella: otro clásico. Es dificil pillar sitio. Pedimos una tapa de secreto estupendísima, un vino blanco y una cerveza con limón: 7,2€

SAN SALVADOR
- Universal: tapa de pez espada y tapa de milhojas de berenjenas con bacalao. Cerveza y vino blanco 9,8€

Y aquí una pausa en el tapeo para tomar LA MERIENDA: en Ochoa, unas confiterias que son un referente en la ciudad. Nos sentamos en la de la famosa Calle Sierpes y nos tomamos una palmera de chocolate, rosco de cidra (cabello de ángel), un lazo glaseado relleno de chocolate, zumo de naranja, vaso de leche y cortado: 11,15€

ALFALFA:
- Casa Diego: tapa de jamón, coke y agua: 5,10€. Fuimos por ver el ambiente, la plaza es pequeña y con varios bares por los alrededores, elegimos este por comodidad pero nos equivocamos, es prescindible y aporta poco a la ruta.

PLAZA NUEVA:
- Bodeguita Antonio Romero: muy buen bar y muy buenos montaditos. Probad el de Pringá y contened las lágrimas. También tomamos croquetas que también son para llorar (pero por lo contrario) con una cerveza con limón y un blanco: 7,9€

- La flor de Taranzo: también de montaditos y también imprescindible. Montado de anchoas con leche condensada, original y con extraños sabores que se compensaban. El salado de la anchoa con el dulce de la leche condensada. Un taco de atún, un vino y cerveza con limón: 8,10€

TRIANA:
- La Grande. Llegamos a Triana, caminamos por San Jacinto que ahora es peatonal y ¿qué nos encontamos? un montón de gente en una terraza comiendo gambas... había que para allí si o si, ¿no? y paramos. Las gambas son tapa de cortesía pero nosotros pedimos media ración y con dos cañas solo nos costó 6,20€

- La blanca Paloma: otro a probar en Triana por su enorme y variada carta de tapas. Coke, mosto, caña, tapa de ensaladilla de atún y otra de pechuga con bechamel 9,20€

- Sol y Sombra: está un poco retirado de la zona típica pero es imprescindible por el ambiente, la decoración rancia, taurina, con encanto y por sus raciones. Hay medias y enteras pero no hay tapas. Bar de pijerio sevillano total: no te lo puedes perder. Atención en la foto inferior al "servilletero". Pedimos media ración de ancas de ranas... la media era un enorme plato de patitas que estaban muy sosas. Con un blanco y una cerveza con limón 13,3€

- La Sonanta: fracasamos, las tapas malas, malísimas. El peor bar de todo el viaje. Carta corta, solo cuatro opciones, pedimos paella y migas. También ofrecian menudos y espinacas. Con un vino blanco y un agua 7€

Y el tiempo no nos dió para más pero la ciudad nos encantó por lo que prometemos volver a probar más y más tapas.

jueves, 15 de octubre de 2015

La Tasquita de Enfrente: Alta cocina de mercado

Llevábamos tiempo, muchísimo tiempo, con ganas de ir a este local, situado en la Calle Ballesta (zona TriBall - Triángulo Ballesta) a un paso de la Gran Vía de Madrid. Habíamos estado varias veces en la puerta pero el hecho de ir con niños, nos había echado un poco para atrás. Finalmente, nos atrevimos a ir con el benjamín de la familia en nuestra primera salida con él.

No tienen carta. Al ser cocina de mercado, hay que dejarse guiar por las sugerencias del día, y tienen un menú cerrado de 6 platos, más postre o café, que recoge gran variedad de los platos ofertados en el día. Nos decantamos, como habitualmente, por esta opción.

Dada nuestra aversión al queso, comentamos que no nos gustaba, por si se pudiera sustituir en caso de que hubiera algún plato que lo incluyera y, ¡oh sorpresa! parece ser que Juanjo López no utiliza habitualmente el queso en su cocina. Primera grata sorpresa :)

Nos sirvieron un entrante de morcilla con calabaza. Muy suave y sabor original.

Los platos, en general tradicionales pero todos, a cada cual más rico:

- Salmorejo: Buenísimo, con un toque afrutado

- Ensaladilla: Con huevas, que le daban un toque diferente.

- Anchoa con brevas: Curiosa mezcla que nos despertó diferentes opiniones. A mí que me encantan los higos, me gustó muchísimo por el contraste dulce de la breva y salado de la anchoa

- Huevo con boquerones rebozados en salsa de buñuelos: El plato con huevo, y como no podía ser de otra manera, muy bueno y abundante. El huevo está debajo ;)

- Raya: Original pescado, que tuvieron el detalle de limpiarnos personalmente en mesa. También muy rico

- Carrillera con puré de patata: Muy bueno, aunque de todos los platos, tal vez, el más convencional.

- Tiramisú de pistacho: Abundante postre. La lástima es que no me gusta demasiado el tiramisú, así que no fue el remate perfecto. Un postre de abundante chocolate, habría cerrado el círculo para una comida perfecta.

Al final, con las bebidas (un par de copas de vino, agua y refresco) y el servicio, que se paga aparte, 75 € por cabeza (el menú son 65 €).

Salimos encantados con las expectativas más que cumplidas y ya estamos pensando cuando podremos volver...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...