lunes, 2 de septiembre de 2013

De pintxos por Pamplona... porque no es solo San Fermin

De vez en cuando vamos en coche desde Asturias a Valencia y aprovechando que se pasa por tantos sitios nos gusta parar a hacer noche en alguna ciudad para salir de tapeo. El año pasado lo hicimos en Vitoria. En esa parada no triunfamos, no sé si fue por ser en agosto y estar la ciudad al ralentí, por hacer calor y estar la mayoría de la gente en terrazas o porque el ambiente es así pero fue algo peor de lo que esperábamos y, a pesar de recorrernos las calles que nos recomendaron (Correría) y los alrededores de las plazas de España y la Virgen Blanca, la mayoría de los sitios estaban vacíos y las tapas eran, por lo general, minibocadillos en todas partes. No nos dio ni para poder hacer una entrada en el blog.

Este año la parada la hicimos en Pamplona. Queríamos degustar sus pintxos con tranquilidad ya que conocíamos la ciudad pero en San Fermín y en esas fechas se va a otra cosa… El estilo del tapeo es tipo vasco, con barras de ensueño, llenas de pequeñas obras de arte gastronómicas y de precio alto. Tapas de 2-2,5€ y los vinos rondando los 2€.

Las mejores zonas de la ciudad están en los alrededores de la Plaza del Castillo. Por un lado en las calles Comedia y San Nicolás y por el otro lado de la plaza en las calles Espoz y Mina y la mítica Estafeta, conocidísima por los encierros. De hecho hay una ruta de tapeo que se llama así “encierro” que consiste en hacer el recorrido del mismo entrando en todos los bares, algo solo para valientes.

Por la mañana dimos una vuelta rápida por el primer lado: San Nicolás, empezando en el Baserri, una barra repleta, donde tomamos un pincho de calabacín con beicon y gambas, un delicioso huevo a baja temperatura con hongos y dos coca-colas por 8,90€. 

Seguimos avanzando por la calle hasta San Nicolás Cocina Vasca un restaurante con una carta de tapas en las que predominaban los huevos así que nos tomamos uno a la marinera (con salmón demasiado salado, patatas, gambas y gulas) y una tempura de verduras y chipirones; las dos tapas con mosto y clara salieron por 7,30€. 

Terminamos la ruta mañanera en La Marrana de La Ramos, el local venía recomendado en la guía Ruta de Pintxos de Turismo de Pamplona y estaba bastante lleno por lo que nos adentramos en él; fue un poco decepcionante ya que las tapas eran tostas con pan bastante malo. Pedimos una de jamón, aceptable, y una de pulpo soso, con el pan quemado y muy insulsa. Nos cobraron 8,70 por las dos con un agua y mosto… algo caro para lo que era.

Acabamos bastante llenos solo con 3 bares por lo que decidimos irnos a descansar al hotel y reservarnos para la sesión de noche, llegando a la conclusión de que era mejor compartir un solo pintxo por bar para, así, poder visitar más locales ya que por la noche tocaba la calle Estafeta:
- Empezamos en La cocina de Álex Múgica. Un bonito y tranquilo local (no es la típica barra llena de tapas) al que entramos para probar “Antxoa y Txangurro, menuda lata!” una exquisitez de pasta de txangurro con un boquerón que fue III Premio en el concurso de pintxos de Navarra. Con una coke y un txacolí salió por 7 euros.

- Gaucho, en Espoz y Mina, nos separamos un poco para probarlo ya que es uno de los bares más míticos de la ciudad y el que tiene la fama de tener lo mejores pinchos. Y era verdad, nos tomamos un brick de magret de pato con bechamel que fue de los mejores pintxos del día. Aquí nos pasamos al blanco. Allí suelen darte a elegir entre txacolí o chardonnay, algo que no está nada mal… agradecimos cambiar un poco del tan extendido Rueda verdejo. La tapa y dos vinos 6,40€.

- Iruña. El clásico por excelencia, famoso por ser frecuentado por Hemingway (donde no ha estado este hombre!!), por ser del siglo XIX, por su decoración y por estar en plena Plaza del Castillo. Al final fama y poco más, las tapas no valian un pimiento; probamos la croqueta (con jamón malísimo y duro), Tortilla (puff) y una chistorra normalita con un agua y 2 blancos por 10,10€.
- Txoco. También en la plaza del Castillo. Se anunciaban como tapas y cócteles (gin tonics, como no). Dos txacolis y un brick de morcilla con cebolla y salsa de calabaza por 7 euros.
- Volvimos a Estafeta y entramos en otro de los más famosos: Fitero. Buena barra donde pudimos probar una curiosa croqueta de calamares en su tinta con dos txacolis por 6 euros. Curioso el tema de la croqueta de calamares.

- Bodegón Sarria. Entramos a la llamada de sus jamones y la tapa recomendada era el Serranito, una especie de bocatín de jamón ibérico a la plancha que nos pareció algo timo. Costaba 2,7 euros y no estaba muy bueno (dudamos aún si era jamón lo que había dentro). Con dos chardonnays la cuenta ascendió a 6,7€.
- Okapi, no eran ni las doce de la noche y, sentados en las terraza de este lugar nos dimos cuenta de que la calle se había quedado desierta y que muchos de los sitios habían empezado a cerrar. Muy pronto la verdad; más siendo viernes. Este sitio no lo recomendamos, es totalmente para guiris y tienen carteles fuera anunciando paella. La tapa fue un montadito de txaka con dos blancos 5,20€
- En plan “vamos donde podamos” nos tomamos otra en el Mesón Pirineo. Un huevo de codorniz con chistorra con dos vinos por 5,20€
- Y ya cuando estaban desmontando la barra llegamos a tiempo de tomarnos una tosta de secreto ibérico con dos ruedas en el Chez Belagua, 6,30€. No pasaban apenas de las 12 de la noche y ya no quedaba nada abierto en la calle. Una pena.

Nos alojábamos algo retirados del centro, en el Hotel Sancho Ramirez, ya que estuvimos buscando en www.selectahotels.com (una estupenda web de hoteles “especiales” que ya nos sorprendió con el Castillo Hotel Son Vida de Mallorca) algún alojamiento curioso y bien situado pero estaban todos llenos por lo que acabamos usando un Wonderbox de “noche insólita” donde lo insólito es que hoteles de categoría media-baja como este, estén en un paquete que se hace llamar así. Pero eso no nos enturbió la noche, tranquilamente, con el estómago lleno y el ánimo alto por lo que habíamos disfrutado nos volvimos al hotel.


¡Viva San Fermin. Gora San Fermin!.

11 comentarios:

  1. No conozco Pamplona y mira que le tengo ganas, desde luego que disfrutáis de lo lindo. Estupenda enntrada. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  2. Despues del 9 de Agosto y hasta Septiembre en Vitoria no se queda ni Rita.... No elejiste buenas fechas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Si, sabemos que no era la mejor fecha pero justo pasábamos por al lado, no habíamos estado nunca y sabíamos que era una ciudad bonita, así que ¿por qué no parar? gente había pero la mayoría en terrazas y como somos conscientes de esto que dices por eso no hemos escrito crónica de la ciudad. Eso si: volveremos!

      Eliminar
  3. Pamplona Pintxos y por la noche?
    Eres Guiri... seguro que eres de la que comes De pintxos ( osea Guiri) no has entendido el concepto ... Pero tampoco es "delito" eh. Debes aplicarte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, somo guiris y con ganas de conocer ciudades por lo que estamos encantados de que nos expliques el concepto. ¿Allí no se toman pintxos por la noche? es cierto que la visita fue en agosto y quizá todos fueran guiris como nosotros pero, en nuestro caso, tapeamos al mediodía y por la noche con mucho ambiente. Vimos más gente en los bares por la noche que por la tarde, incluso alguno de los locales, como el Gaucho, estaban hasta arriba a las 9 de la noche.

      Eliminar
    2. ¿Hace falta ser borde? ¿Nunca te ha pasado ir a una ciudad que no conoces y no dar pie con bola? Con eso y con tu amable comentario seguro que no vuelven por aquí ni de coña. A mí suelen preguntarme sitios a dónde ir en Pamplona, y me lo curro, direcciones, precios, qué pedir en cada sitio, en fin, me gusta ser amable con la gente que viene de fuera.

      Eliminar
    3. ¿Hace falta ser borde? ¿Nunca te ha pasado ir a una ciudad que no conoces y no dar pie con bola? Con eso y con tu amable comentario seguro que no vuelven por aquí ni de coña. A mí suelen preguntarme sitios a dónde ir en Pamplona, y me lo curro, direcciones, precios, qué pedir en cada sitio, en fin, me gusta ser amable con la gente que viene de fuera.

      Eliminar
    4. Hola, la verdad es que siempre es un dilema elegir bien en un sitio donde no conoces. Desgraciadamente como comentas los viernes la parte vieja se queda desierta sobre esa hora, el ambiente no se extiende mucho más tarde, es el tema del cierre de cocina. Típico de una ciudad no acostumbrada a recibir turismo. El jueves también se sale de pinchos por la noche (el llamado juevintxo), así que ni caso al comentario anterior y, también se sale el sábado y el domingo al vermut. Pero el pamplonés es de retirarse pronto es cierto. Te corrijo es la "mandarra" de la Ramos ja ja ja, el delantal de la Ramos en castellano. Y la verdad es que te faltaron varias zonas y bares. Calle Mercaderes, Navarrería, Pozo Blanco. Pero bueno, para una próxima ocasión.

      Eliminar
  4. Bueno llegue ayer a vuestro blog, buscndo información donde ir de pintxos en Pamplona, ya que en viaje pasaba por allí y a la hora de comer, así que , que mejor lugar, debo decir que las recomendaciones muy buenas, y que no me dio tiempo a ver casi nada de la ciudad, pero con muy buena impresión para volver en breve y hacer una visita en condiciones. Luego me entretuve el resto del viaje (yo iba de copiloto eeh) en leer entradas de vuestro blog.
    Muy de acuerdo con lo de Valencia, jajaja, mi chico es valenciano, y cada vez que voy para allí, hago el intento de salir al vermú y aperitivear, o salir a cenar de tapitas, y casi siempre batacazo, llevo fatal que no tengan costumbre de barra.

    Por otro lado, en vuestras entradas gallegas os falta la joya de la corona en cuanto a tapeo: Lugo, con la consumición te ofrecen tapa fria, y tapa de cocina entre varias a elegir, vamos unas cuantas rondas , para terminar alguna ración y comido para casa. Y otro lugar imprescindible Ponferrada, igual que en León, eliges la tapa, el centro lugar animadisimo a la hora del vermú y la noche.
    Cuando volvais a Santiago huid de la rúa do Franco.

    Por cierto leyendo el comentario de arriba, también me llama la atención, que no se toman pintxos por la noche??, bueno en Pamplona estuve solo al mediodia, pero en Vitoria, Bilbao... la gente salía igualmente de noche de pintxos. Y bueno vale que en realidad, lo que te pongan una tapita, o pedir un pintxo pues es para antes de comer o cenar, pero vamos qeu yo he comido de pintxos, o tapas en Madrid, Lugo, Bilbao, o Pamplona, no lo veo tampoco ninguna guirigada la verdad, creo que es una manera buena de ir de ronda y comer, no siempre se quiere ir de restaurante o sentarse en plan raciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario... coincidimos en muchas cosas. A ver, por donde empezar:
      - Pamplona: pues a pesar de lo que opina Irundarra nosotros si pincheamos por la noche. Y de lujo!
      - Valencia: dicen que está cambiando y que ya hay más sitios. Sobretodo la zona de Ruzafa. No hemos podido probarlo, pero iremos en breve. A ver si estas fallas...
      - Lugo: ya nos la han recomendado antes y aún no hemos tenido tiempo de ir. Nos hemos quedado con las ganas y eso que nos han hablado maravillas!!
      - Santiago: bueno, es nuestra primera entrada y ahora leyéndola con retrospectiva se ve algo pobre. Aunque no nos preocupa porque es un sitio que seguro que volveremos a visitar.

      Eliminar
  5. si te apetece comer un pintxo que mas dará hacerlo por la noche que al mediodia, uno las come cuando le apetece, pues yo en barcelona me las como por la noche y me sientan igual de bien. hay que ser más abiertos de mente irundarra.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...