domingo, 29 de septiembre de 2013

Premios Bitácoras 2.013

Un año más nos presentamos a los premios Bitácoras, esta vez solo en la sección de Gastronomia. Sabemos que no vamos a ganar, ni de lejos... pero nos gusta ver como quedamos. El año pasado llegamos al 32!!!

Para votar solo hay que pulsar en uno de los botones de votación, hemos puesto uno arriba a la drecha y otro aquí mismo
Votar en los Premios Bitacoras.com

Esto te redirige a la web de  Bitácoras. Ahora solo hay que validarse en la web mediante Facebook, Twitter o creándote un usuarios de Bitácoras.com.Muchos nos decis que nos sabéis si habeis votado bien o no ya que el proceso es algo complicado. El botón rellena el voto en la categoría correspondiente

pero para validarlo hay que ir al final de la página, rellenar el Captcha y darle a Votar

Para complicar más la cosa hemos visto que este año Bitacoras.com, te lleva a la página de votación pero si hay que validarse (ya sea con Facebook, Twitter o cuenta Bitácoras) después de hacerlo la web te lleva a la pantalla de categorias por lo que, para votar, hay que ir a Premios2013 y dar votar en el desplegable que sale, rellenando a mano http://viajesytapas.blogspot.com en la opción de Gastronomía. La otra opción es , después de validarse ir a nuestro blog, pinchar en el logo de bitácoras y ahora, como ya se está validado, ya te lleva a la pantalla de votación con la dirección de nuestro blog puesto.... vaya lio.

... y eso es todo. Muchas gracias por anticipado a los que nos voten y también a los que no. Eso si, lo primeros tenéis una caña gratis.

lunes, 16 de septiembre de 2013

¡Nos entrevistan!

¡¡¡Yujuuuuuuuuu!!!

El pasado 5 de Septiembre la web de turismo "Mediateca" publicó nuestra primera entrevista. Si tienes curiosidad por leerla, puedes hacerlo aquí:

http://www.mediatravel.es/2013/09/05/viajes-tapas/

Esperemos que no sea la última ;)

lunes, 9 de septiembre de 2013

Casa Zaca, comida casera de verdad

Debido a nuestra afición a los restaurantes de cocina moderma, a veces nos han preguntado si preferimos ésta a la tradicional. Y no, claro que no. Nos encanta disfrutar de la buena comida tradicional, la de toda la vida como demuestra nuestra búsqueda del mejor cocido madrileño.

Es cierto que tenemos mucha afición a los restaurantes de cocina molecular y con Estrellas Michelín por su capacidad de sorprender en cada plato pero eso no quita que disfrutemos y mucho de esos lugares donde la comida es casera, las raciones son enormes y hay que salir casi rodando de ellos.

En esta ocasión, tras mucha insistencia por parte de nuestros amigos Ezequiel y Lola (gracias por la recomendación y, sobretodo, por la invitación!!! ;), nos fuimos a Segovia, al Real Sitio La Granja de San Ildefonso a probar un restaurante que llevaban tiempo recomendándonos: Casa Zaca. Es un histórico que lleva en funcionamiento más de 70 años y en la actualidad lo lleva la tercera generación, aunque en la cocina sigue activa Antonia (de la segunda generación), que aporta los platos más clásicos de la carta. Incluso vende sus recetas en un libro que se llama "Las recetas de la Antonia. 40 años de comida casera en Casa Zaca" y que ya va por su cuarta edición.

Íbamos 6 y quisimos probar el mayor número de platos posibles, así que optamos por compartir los primeros:
- 2 platos de patatas a la importancia, un guiso Castellano que consiste en patatas rebozadas y luego guisadas: Riquíiiiiiiiiisimas. Con salsa muy sabrosa y textura ideal.

- Callos: Muy finos, se pegaban al paladar, como debe ser. Por poner una pega, se notaba demasiado el pimentón, pero la textura era más que correcta y de sabor perfecto.
- Y cómo no, estando en La Granja, no podíamos irnos sin probar los judiones. Espectaculares. Imprescindibles. Volveremos solo para comer un plato cada uno, que unas cucharaditas nos supieron a poco.

De segundo, pedimos un plato cada uno pero para probar un poco de todo:
- Huevos con gambas y langostinos: basado en el tradicional huevo relleno, pero con rebozo, salsa y, aunque el plato solo eran dos mitades de huevo era bien contundente. No podía fallar y no lo hizo.

- Lengua de ternera: Según la opinión generalizada, la mejor lengua jamás probada. Tiernísima.

- Cebollas rellenas de bechamel y carne: Si eliges este plato, ¡comparte! Una auténtica bomba, por el relleno, el rebozo... muy rica pero muy pesada, y con el sabor dulce de la cebolla cocida es imposible comerse las dos cebollas que componen el plato sin acabar con sensación de explotar.

- Pollo picantón guisado con piñones: Pollo tamaño ración individual, guisado al estilo tradicional de la abuela... Muy rico
- Mero a la plancha

Estábamos a punto de explotar, pero nos dió igual, quisimos seguir probando los postres. Ya que estábamos, al menos algo ligerito:
- Sorbete de mandarina: sencillito para ayudar a bajar la tripa
- Sorbete de pacharán: para la próxima hay que pedir el sorbete por un lado y el pacharán por otro. No pegaba demasiado

- Pedimos también frambuesas de La Granja con chocolate blanco (por lo visto, se utilizan zarzas de frambuesa para cerrar los huertos de judiones) pero no quedaban, nos quedamos con las ganas, así que tuvimos que cambiar por algo más contundente: cuajada con miel

- Pastelillos de almendra con chocolate, eran muy ligeros y estábamos llenos pero ¡no quedó ni uno!

Al final, la cuenta que incluía dos botellas de Muga, agua, pan y cafés salió por unos 35 € por cabeza. Muy buen precio considerando la calidad del producto y que salimos llenos a reventar... Incluso si se precinde de algún entrante se puede salir de allí con una cuenta más ligera y el estómago igual de satisfecho.

lunes, 2 de septiembre de 2013

De pintxos por Pamplona... porque no es solo San Fermin

De vez en cuando vamos en coche desde Asturias a Valencia y aprovechando que se pasa por tantos sitios nos gusta parar a hacer noche en alguna ciudad para salir de tapeo. El año pasado lo hicimos en Vitoria. En esa parada no triunfamos, no sé si fue por ser en agosto y estar la ciudad al ralentí, por hacer calor y estar la mayoría de la gente en terrazas o porque el ambiente es así pero fue algo peor de lo que esperábamos y, a pesar de recorrernos las calles que nos recomendaron (Correría) y los alrededores de las plazas de España y la Virgen Blanca, la mayoría de los sitios estaban vacíos y las tapas eran, por lo general, minibocadillos en todas partes. No nos dio ni para poder hacer una entrada en el blog.

Este año la parada la hicimos en Pamplona. Queríamos degustar sus pintxos con tranquilidad ya que conocíamos la ciudad pero en San Fermín y en esas fechas se va a otra cosa… El estilo del tapeo es tipo vasco, con barras de ensueño, llenas de pequeñas obras de arte gastronómicas y de precio alto. Tapas de 2-2,5€ y los vinos rondando los 2€.

Las mejores zonas de la ciudad están en los alrededores de la Plaza del Castillo. Por un lado en las calles Comedia y San Nicolás y por el otro lado de la plaza en las calles Espoz y Mina y la mítica Estafeta, conocidísima por los encierros. De hecho hay una ruta de tapeo que se llama así “encierro” que consiste en hacer el recorrido del mismo entrando en todos los bares, algo solo para valientes.

Por la mañana dimos una vuelta rápida por el primer lado: San Nicolás, empezando en el Baserri, una barra repleta, donde tomamos un pincho de calabacín con beicon y gambas, un delicioso huevo a baja temperatura con hongos y dos coca-colas por 8,90€. 

Seguimos avanzando por la calle hasta San Nicolás Cocina Vasca un restaurante con una carta de tapas en las que predominaban los huevos así que nos tomamos uno a la marinera (con salmón demasiado salado, patatas, gambas y gulas) y una tempura de verduras y chipirones; las dos tapas con mosto y clara salieron por 7,30€. 

Terminamos la ruta mañanera en La Marrana de La Ramos, el local venía recomendado en la guía Ruta de Pintxos de Turismo de Pamplona y estaba bastante lleno por lo que nos adentramos en él; fue un poco decepcionante ya que las tapas eran tostas con pan bastante malo. Pedimos una de jamón, aceptable, y una de pulpo soso, con el pan quemado y muy insulsa. Nos cobraron 8,70 por las dos con un agua y mosto… algo caro para lo que era.

Acabamos bastante llenos solo con 3 bares por lo que decidimos irnos a descansar al hotel y reservarnos para la sesión de noche, llegando a la conclusión de que era mejor compartir un solo pintxo por bar para, así, poder visitar más locales ya que por la noche tocaba la calle Estafeta:
- Empezamos en La cocina de Álex Múgica. Un bonito y tranquilo local (no es la típica barra llena de tapas) al que entramos para probar “Antxoa y Txangurro, menuda lata!” una exquisitez de pasta de txangurro con un boquerón que fue III Premio en el concurso de pintxos de Navarra. Con una coke y un txacolí salió por 7 euros.

- Gaucho, en Espoz y Mina, nos separamos un poco para probarlo ya que es uno de los bares más míticos de la ciudad y el que tiene la fama de tener lo mejores pinchos. Y era verdad, nos tomamos un brick de magret de pato con bechamel que fue de los mejores pintxos del día. Aquí nos pasamos al blanco. Allí suelen darte a elegir entre txacolí o chardonnay, algo que no está nada mal… agradecimos cambiar un poco del tan extendido Rueda verdejo. La tapa y dos vinos 6,40€.

- Iruña. El clásico por excelencia, famoso por ser frecuentado por Hemingway (donde no ha estado este hombre!!), por ser del siglo XIX, por su decoración y por estar en plena Plaza del Castillo. Al final fama y poco más, las tapas no valian un pimiento; probamos la croqueta (con jamón malísimo y duro), Tortilla (puff) y una chistorra normalita con un agua y 2 blancos por 10,10€.
- Txoco. También en la plaza del Castillo. Se anunciaban como tapas y cócteles (gin tonics, como no). Dos txacolis y un brick de morcilla con cebolla y salsa de calabaza por 7 euros.
- Volvimos a Estafeta y entramos en otro de los más famosos: Fitero. Buena barra donde pudimos probar una curiosa croqueta de calamares en su tinta con dos txacolis por 6 euros. Curioso el tema de la croqueta de calamares.

- Bodegón Sarria. Entramos a la llamada de sus jamones y la tapa recomendada era el Serranito, una especie de bocatín de jamón ibérico a la plancha que nos pareció algo timo. Costaba 2,7 euros y no estaba muy bueno (dudamos aún si era jamón lo que había dentro). Con dos chardonnays la cuenta ascendió a 6,7€.
- Okapi, no eran ni las doce de la noche y, sentados en las terraza de este lugar nos dimos cuenta de que la calle se había quedado desierta y que muchos de los sitios habían empezado a cerrar. Muy pronto la verdad; más siendo viernes. Este sitio no lo recomendamos, es totalmente para guiris y tienen carteles fuera anunciando paella. La tapa fue un montadito de txaka con dos blancos 5,20€
- En plan “vamos donde podamos” nos tomamos otra en el Mesón Pirineo. Un huevo de codorniz con chistorra con dos vinos por 5,20€
- Y ya cuando estaban desmontando la barra llegamos a tiempo de tomarnos una tosta de secreto ibérico con dos ruedas en el Chez Belagua, 6,30€. No pasaban apenas de las 12 de la noche y ya no quedaba nada abierto en la calle. Una pena.

Nos alojábamos algo retirados del centro, en el Hotel Sancho Ramirez, ya que estuvimos buscando en www.selectahotels.com (una estupenda web de hoteles “especiales” que ya nos sorprendió con el Castillo Hotel Son Vida de Mallorca) algún alojamiento curioso y bien situado pero estaban todos llenos por lo que acabamos usando un Wonderbox de “noche insólita” donde lo insólito es que hoteles de categoría media-baja como este, estén en un paquete que se hace llamar así. Pero eso no nos enturbió la noche, tranquilamente, con el estómago lleno y el ánimo alto por lo que habíamos disfrutado nos volvimos al hotel.


¡Viva San Fermin. Gora San Fermin!.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...