domingo, 24 de marzo de 2013

El Club Allard: Dos estrellas más que merecidas

NOTA: Diego Guerrero dejó la dirección gastronómica del Club Allard en Octubre de 2.013. Esta crónica es anterior a su marcha. El lugar quedó bajo la batuta de María Marte y en la Guía Michelín de 2.014 conservó las 2 estrellas y Diego Guerrero ha abierto un local propio en la capital DStage.

El Club Allard, con Diego Guerrero al frente, pertenece al selecto grupo de los grandes Estrellas Michelín de Madrid, junto con el Diverxo, La Terraza del Casino, Sergi Arola Gastro, SantCeloni y Ramón Freixá

Se trata de un local clásico, situado en la confluencia de las calles Ferraz y Bailén, en un edificio histórico, en cuya cúpula se inspira el logo del restaurante. Se abrió al público en 2007 y, desde entonces, ha tenido una evolución meteórica hasta ser considerado uno de los mejores restaurantes de España... y podemos dar fé de que así es.

Lo primero que nos sorprende es que, dependiendo de por dónde entres (si vienes desde Plaza de España, verás las ventanas del restaurante, pero si vienes desde Ferraz, no verás nada), en el portal no hay ninguna referencia al restaurante hasta que miras los telefonillos y ahí se indica discretamente el sitio donde hemos reservado... así que entramos decididos y a la derecha, tras subir unos escalones, nos encontramos la puerta abierta a un espacio elegante, dividido en tres salas con capacidad para unos 45 comensales y de "ambiente selecto" como ellos mismos se definen en su página web. Marcando las diferencias, por el tamaño y lo señorial del edificio, nos recuerda al estilo de la Terraza del Casino. Empezamos bien :) Se aprecia además un olor curioso, raro para un restaurante. ¿Incienso tal vez?

Nos sentamos y nos encontramos una mesa sobria, con una tarjeta para cada uno con el texto "Bienvenido a la Revolución Silenciosa", las copas y una servilleta. Nos ofrecen un aperitivo y optamos por un par de verdejos (Naia). Nos traen las cartas y junto con ellas, un platito de crema de cacahuete... ¡para mojar las tarjetas que son comestibles!

La carta es muy sencilla. Para mantener la calidad de sus productos, han decidido quitar los platos y ofrecer tres modelos de menús:
  • Encuentro: 2 snacks, 2 entradas, 1 pescado, 1 carne, 1 prepostre, 2 postres, café, té y petit fours por 86 €.
  • Seducción: 3 snacks, 3 entradas, 1 pescado, 1 carne, 1 prepostre, 2 postres, café, té y petit fours por 98 €.
  • Revolución: 3 snacks, 4 entradas y el resto igual que los anteriores por 115 €.
En vista de la pequeña diferencia entre el menú Seducción y Revolución, tuvimos un atisbo de duda, pero finalmente, como casi siempre en estos casos, optamos por el menú largo. Ya que estamos allí, vamos a probar el mayor número de platos posible.

La carta de vinos es muy extensa y nos decidimos por un cava (también como habitualmente) Agustí Torrelló 2007 Gran Reserva. Nos sorprendió la extensa gama no solo de calidades sino también de precios. Nos parecieron más baratos de lo habitual en este tipo de locales.

Y comienza el desfile de platos:
-  Morada: Es un snack que a simple vista no se reconoce lo que es. Como una hoja congelada. Se come de un bocado y consigue 3 sensaciones, una detrás de la otra: Primero frío, luego se aprecia el sabor a pescado (caballa) y por último, sabor a cilantro. Muy conseguido.
- Trufa de caza con foie y setas. Una presentación muy bonita, de una trufa de pichón con serrín de foie y aroma de tomillo, que se aprecia al levantar la copa donde está presentado el plato... ¡Y ya tenemos la solución a lo que olía al entrar!
- Hoja de caviar: caviar en dos texturas: hoja y huevas. Se entolla todo sobre el círculo de papel y se come de uno o dos bocados.
- Papillote de setas y verdura de temporada: Una sopa, presentada en bolsa que te abren en la mesa y se come directamente. Te advierten, eso sí, que la bolsa no se come, jeje.
- Kokotxa de salmón ahumada en caldo corto de azafrán, erizo de mar, aire de coco y banana crab. Muy vistoso porque con la banana simulan un cangrejo... pero creo que fue el plato que me pasó más desapercibido.
- Huevo con pan y panceta sobre crema ligera de patata: Un clásico de la casa y con estos ingredientes, ¡no podía fallar!
- Rejo fungui formis con alioli de wasabi. O lo que es lo mismo, sepionet mezclado con un tipo hongo y tinta que daba una textura peculiar.
- Mero con marinada coreana y con huevas de pez volador, que dan siempre un regusto curioso, al explotar en boca.
- Paletilla de cordero lechal con crumble de Tandoori. A mí que no me gusta demasiado el cordero, me pareció que estaba muy suave. Con dosificar las especias que lo rodeaban, casi podías hacerte un cordero "a tu gusto".
- El prepostre era un "Gintonic de Bloom y fresas". Consistía en un cubilete de hielo y el gintonic estaba dentro. Para comértelo hay que destrozarlo, con la diversión que ello conlleva y, si te gusta el gintonic, te encantará.
- Para terminar, dos postres. El primero, la Pecera. Precioso pero además estaba riquísimo. Con yogur, té, y distintos chocolates consiguen una auténtica obra de arte de lo más sabroso.
- El segundo, un clásico de la casa: Huevo Poché. Como por arte de magia, el chocolate, mango y coco se convierten en un magnífico huevo.
- Y para terminar, los cafés, acompañados con dulces y una presentación estupenda. Un rostro de buda hecho de un producto similar al azúcar y colocado sobre una vasija de la que, al contacto con el hielo seco, sale humo con olor a hierbabuena. Muy zen para terminar una cena magnífica.

Por hacer una ligera crítica, diría que antes de los postres teníamos aún sensación de "poder comer más", eso sí, con los postres, que son bastante contundentes (en especial el huevo), se nos quitó esa sensación.

En definitiva, salimos de allí más que satisfechos por la calidad de la comida y por haber sido sorprendidos como si hubiera sido la primera vez que visitamos un local de este estilo.

7 comentarios:

  1. Qué alegría ver que siguen en muy buena forma, manteniendo ese altisimo nivel creativo. Es uno de los grandes restaurantes de Madrid, sin duda, y en cuanto a creatividad quizá el más original. Nos encanta, estuvimos hace casi un año y veo que mantiene algunos platos de los que entonces probamos y subimos al blog. Me alegro que te haya gustado tanto como a nosotros, Diego es uno de los grandes!!

    P.D.: Aún alucino con los postres y preguntandome como leches hará ese huevo tan perfecto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel Ángel, ¿Viste ayer Top Chef? lo explicó como si fuera la cosa más fácil del mundo...

      Eliminar
    2. Sí...me imagino a media blogosfera haciendolo al dia siguiente con diferentes resultados...eh? jajaja. LO primero es que te hace falta un molde CON FORMA DE HUEVO, y lo segundo que lograr ese chocolate del color de la cáscara, y que quede como el de fondué...no sé, no sé... En el programa lo llevaba hecho, solo lo mojó en él y voilá! jajaja. Un crack, sin duda. Ójala se quede por Madrid, en algún hotel de prestigio como ha hecho Rodrigo de la Calle o asi... perderiamos uno de los mejores de Madrid. 1 abrazo, crack

      Eliminar
  2. Hola Miguel Ángel,

    No sé como sería hace un año, pero queda patente que ahora mismo están al más alto nivel, acorde a todos los reconocimientos obtenidos.

    Gracias por tu comentario. Me acabo de dar cuenta de que no había mencionado a Diego Guerrero. Ya está el error subsanado ;) Y sí, pertenece al selecto club de los grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues más o menos al mismo nivel, como te digo mantienen varios de los platos del menú, con algún altibajo que hace que no todos sean de 10, pero muy bien, genial. Te dejo el enlace a lo que nos pusieron entonces por si te interesa ver como han cambiado: http://la-cocina-creativa.blogspot.com/2012/05/el-club-allard-creatividad-en-estado.html
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Miguel Ángel, encantado de verte por aquí.

    Tú entrada del Allard ya la habíamos visto en su momento y desde entonces estábamos deseando ir. Por lo que vimos mantienen el nivel aunque han subido algo los precios desde tu visita.

    Por cierto... hemos visto lo del Taller de Paco Roncero.... no nos quedan uñas de la envidia que nos ha dado!

    ResponderEliminar
  4. Estoy sin palabras, un menú creativo al máximo... qué envidia!! Esos postres una locura. Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...