domingo, 23 de diciembre de 2012

Un menú de Navidad diferente

Hoy cambiamos ligeramente de tercio y, en lugar de recomendar y opinar sobre ningún establecimiento, queremos contaros una propuesta de menú navideño. Es un menú sencillo, con ingredientes fáciles de encontrar y sin grandes complicaciones (nos encanta comer y probar cosas nuevas, pero somos perfectamente conscientes de que somos unos aficionados en esto de cocinar y tenemos que aprender muchísimo, sobre todo en lo que es la fase de emplatado...). La gracia de este menú es intentar sorprender a los invitados, primero pensando ¿el día de Reyes vamos a comer ésto? y luego, sorprendiendo con cada una de las versiones que se hará de cada plato.

El año pasado, aprovechando que era la primera vez que nuestra familia iba a pasar el día de Reyes con un niño, y venía otro en camino, quisimos reflejar en el menú, un "Menú infantil" un poco diferente. Lo primero que hicimos fue poner una tarjeta en cada uno de los platos, a modo de carta, con una breve descripción de lo que íbamos a comer:

- Tortilla
- Croquetas
- Arroz a la cubana
- Espaguettis
- Albóndigas
- Hamburguesas
- Roscón tradicional

Y empiezan a desfilar los platos. Muchos de los platos los presentamos con "vajilla" de usar y tirar. Hay unos diseños estupendos de vasos, cubiertos de aperitivo, platos que salen baratos y suponen que no tengas que utilizar demasiado espacio en casa para un utensilio que vas a usar solo en la presentación de un plato.

En la tortilla, quisimos hacer nuestra versión de la tortilla deconstruida. Los ingredientes son los tradicionales de la tortilla española: cebolla, patata y huevo (lo siento, pero para mí, la tortilla siempre con cebolla). En lugar de mezclarlos los servimos, en unos vasos de plásticos un poco diferentes que compramos para la ocasión, en cuatro capas: abajo del todo la cebolla pochadita, encima la patata frita muy menudita y encima, la clara del huevo muy batida y la yema pasada por aceite caliente un segundito, lo justo para templarla. Para comerla, debe acompañarse con una cucharilla y para obtener el sabor a tortilla es importante meter la cucharilla hasta el fondo para alcanzar todas capas en un bocado. Tuvo mucho éxito.

Para las croquetas, hicimos la masa habitual de las croquetas (bechamel con pollo y huevo cocido) y el toque diferente lo dimos al hacerlas. En lugar de "forrarlas" en harina, huevo y pan rallado, las rebozamos con pipas de girasol crudas peladas. Le habíamos oído la recomendación a Arzak en un programa y quisimos probarlo. Quedan crujientísimas y muy originales. Eso sí, si las freís en freidora, tened en cuenta que se quedan muchas pipas por el camino...

El arroz a la cubana lo presentamos en cucharas de aperitivo. La base era un huevo frito de codorniz, encima un arroz blanco con pimienta y tomate frito. Fue el plato menos sofisticado, pero al fin y al cabo, el arroz con huevo siempre está bueno ;)

En el plato de spaguettis, quisimos hacer prueba de dos pastas, cada una de un color: Una pasta negra, de sepia, que acompañamos con unos calamares en su tinta y otra pasta de color anaranjado que acompañamos con una salsa de naranja y cebolla que estaba riquísima y daba un sabor muy original a la pasta.

Las albóndigas eran el plato de pescado. Las hicimos de merluza, siguiendo las instrucciones del libro de toda la vida de Simone Ortega. Estaban buenas, pero a mi parecer, era una receta excesivamente laboriosa para el resultado final.

Y como colofón, las hamburguesas. Servimos minihamburguesas de la marca Hamburguesa  Nostra. Esta marca ha abierto en varios mercados de Madrid tiendas especializadas en hamburguesas elaboradas con diferentes aderezos. Son caras, pero nosotros optamos por comprar un par de bandejas de minihamburguesas para hacer una especie de degustación. Sacamos la plancha eléctrica encima de la mesa y varios aderezos (salsas varias, lechuga, tomates cherry, cebolla cruda y frita) y panecillos de hamburguesa del tamaño de la carne. Así, cada uno se preparaba la hamburguesa al gusto. Fue muy divertido.


Al final, una comida sorprendente y divertida, diferente a lo que comemos día a día y saliéndonos de la tradicionalidad navideña. Esperamos que os haya gustado.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Hamburguesas I: Tommy Mel's

Porque no vivimos solo de estrellas Michelín sabemos apreciar y disfrutar, mucho, una buena hamburguesa, por lo que, aprovechando esta moda de las franquicias de hamburgueserías americanas que se está extendiendo, vamos a dedicarnos a catar y evaluar estos lugares; a ver si encontramos cual es la mejor.

Y hoy empezamos con Tommy Mel's. Es la cadena que ha experimentando un crecimiento más rápido. Hace poco más de un año apenas había locales de esta franquicia y ahora están por todas partes, principalmente en centros comerciales.

Decorado como un diner americano de los 50, entrar allí es como estar en una película americana: colores pastel, camareros vestidos con uniformes de la época, gramolas y Rock. La hamburguesa estrella aquí es la Tommy Mel's, cuesta 6,95 y su ingrediente especial es la salsa Mel's que a nosotros, personalmente, no nos gustó demasiado por ser muy dulce. El resto de ingredientes son lechuga, tomate, cebolla roja, pepinillo,cheddar fundido, bacon y cebolla caramelizada

El pan con el que presentan la hamburguesa es tipo pueblo, muy rico, así como la carne que es de buena calidad pero que al pedirla poco hecha la dejan algo fría, lo que unido al sabor tan dulzón de la salsa hace que el conjunto no sea muy bueno.


El resto de la carta es lo habitual de estos sitios: ensaladas, 4 tipos de perritos y sandwiches, los side orders típicos, es decir, patatas, aros de cebolla, ensala de col, etc., bebidas grandes (y aguadas), batidos y brownies. El precio medio de dos hamburguesas, patatas, cocacolas y un brownie (postres a 4,25€) es de 26-27 euros.

Por diversas circunstancias hemos visitado esta franquicia 3 veces, en Pedro Texeira, Plenilunio y Hortaleza. Y las 3 veces tuvimos la misma sensación, que la carne estaba fria y que la salsa es muy dulce. No creo que volvamos y no situaremos esta hamburguesa entre las mejores.



ACTUALIZACIÓN: Y hemos vuelto a Tommy Mel's esta vez al de Isla Azul. Nuestra impresión no ha mejorado. Aunque esta franquicia se ha extendido por muchos centros comerciales sigue siendo de las peores hamburgueserías de Madrid. El servicio pésimo y lento, la carne no estaba muy allá, fría de nuevo. Las hamburguesas (una Tommys, una Mayo y una con huevo) estaban bien, sin más. Las patatas si merecen la pena, lo único del sitio,

domingo, 2 de diciembre de 2012

La Taberna del Zurdo

En nuestra última visita a Oviedo quisimos pasar por La Taberna del Zurdo. Pese a llevar abierto desde el 2002, su ubicación en la calle Cervantes, fuera de las zonas habituales de hostelería (al menos de las que nosotros frecuentamos) hacía que nunca nos acordáramos de este local, hasta esta vez.

La primera sorpresa fue al entrar. Desde fuera, a pesar de que su propietario, Rodrigo Roza, posee varios premios de tapas y pinchos (entre ellos el tercer premio del Campeonato del Mundo de pinchos 2007), yo siempre me había imaginado un restaurante elegantísimo desde la entrada. Pues no, en la entrada tiene una barra amplia y mesas altas. Decoración oscura, elegante, pero no imponente, y que nos recuerda al Naguar, por la distribución, cocina semivista al final de la barra... (aunque como La Taberna es mas antigua que El Naguar, lo apropiado sería decir que el Naguar recuerda a La Taberna del Zurdo).

Como no podía ser de otra manera, dado el curriculum del chef, en la carta destacan las tapas y, aunque como "complemento" hay ensaladas y arroces, decidimos intentar probar la mayor cantidad posible. Como son raciones pequeñas (para ser Asturias), para 4 comensales pedimos:

- Dim Sum de gambas, jengibre y puerros. Muy asiático

- Tataki de salmón ahumado, con yogur y cebollino. Muy rico
- Tempura de verduritas con alioli de frambuesa. Crujientita la tempura y tiernita la verdura, como debe de ser
- Pan de cristal (esperábamos algo más, era simplemente pan, riquísimo, eso sí, con tomate y aceite)

- Calamares tinta con patatas . Fuera de carta y, aunque estaban ricos, creo que estaban hechos con la receta de la Thermomix.
- Mini Patatas rellenas de ternera. Parecidas a las "bravas" que ya hemos probado en otros sitios como en Estado Puro o Sergi Arola Gastro, aunque esta vez, rellenas, según la receta tradicional asturiana.
- Mc de Luxe de ternera asturiana, cebolla confitada, mozzarella y bacon crujiente (2 de ellas sin queso, por favor)

De postre, para compartir, un brownie riquísimo y una crema de arroz con leche que satisfizo a todos los comensales. Todo, regado con un albariño "Fillaboa" que nunca habíamos probado pero nos encantó a todos, salió por algo mas de 30 €/persona.

Como curiosidad, destacar también que en la carta, como sitio moderno que se precie, se incluyen distintos cockails de ginebra y una amplia variedad de infusiones.

En resumen, un buen sitio por el que merece la pena desviarse un poco y salirse de la ruta habitual. La próxima vez volveremos pero a probar su barra y los pinchos, que son la verdadera especialidad del local.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...