domingo, 14 de octubre de 2012

Burgos: Guía corta de tapeo

ACTUALIZACIÓN: Esta crónica es de 2.012 y aunque no ha habido novedades ni en cuanto al estilo de tapeo, con pinchos de pago baratos, ni en las zonas de vinos de la ciudad: Sombrerería y San Lorenzo. Si que ha habido cambios en algunos locales por lo que te recomendamos leer esta otra entrada: Guía de tapas de Burgosmás completa y actualizada

Nuestro paso por Burgos fue fugaz. El plan consistía en tapear toda la noche del viernes, irnos el sábado a la boda de un amigo y volver el domingo a completar la visita en sesión vermú. Aunque breve, en nuestra visita nos dimos cuenta de una cosa: Burgos es una gran ciudad para tapear. La zona antigua está muy ambientada, con muchos y buenos bares, principalmente entre la Catedral y Plaza Mayor (calle de la Paloma y Sombrerería) y pasada la Plaza Mayor en la calle San Lorenzo.

El estilo del tapeo es pucelano, con tapas de pago, no muy baratas, aunque empieza a verse mucha oferta de tapas a un euro e incluso encontramos un bar de tapa gratis. Los bares clásicos suelen se más caros pero también, por lo que vimos, son los que mejores tapas sirven:

Por la zona de la catedral nos recomendaron 3:
- El 22 Vinos y Tapas. (C/Paloma). Es un clásico de la ciudad, con tapas sofisticadas y algo más caras. Tomamos una brocheta de pulpo (una especie de pulpo en gabardina por 2,30) y una espectacular tapa de pisto, huevo de codorniz y cecina (2,10). Con dos cocacolas salió todo por 9,40€

- La Mejillonera (C/Paloma). Otro clásico. En Palencia hay otra Mejillonera con las mismas tapas, estilo y, dado lo económico que es, con el mismo público juvenil. 2 mostos, 1 Coca-Cola, 1 vino blanco y una de mejillones a la escocesa todo por solo 7,25€.

- La Cabaña Arandina. (Sombrerería). Es el más caro de la zona pero entramos por estar recomendado por las guías Trotamundos y Michelín. Es más de raciones que de tapas pero también puedes tomar de estas últimas. Tomamos 2 chacolís burgaleses, 2 cervezas, 2 pinchos de gambas, un croquetón y una tapa de pulpo vinagreta por 16 euros.

La zona de la calle San Lorenzo estaba más ambientada, con mucha gente por la calle degustando sus vinos. Donde más gente había era en La Competencia, aunque no entramos ya que vimos que tanto el nombre como el formato era como la que hay en León (y también en Oviedo): una pizzería y, lógicamente, la tapa era una porción de pizza.
- Casa Pancho, recomendado por todas las guías que leímos y por nuestro amigo Ricky (el de la boda). Resultó ser una maravilla de bar, de camarero y de tapas. Lo clásico: el cojonudo, huevo de codorniz con morcilla (o cojonuda con chorizo) que costaba 1€. Los 4 pinchos, 3 cañas y un blanco salieron por 9,90€

- Mesón los Herreros. Nos equivocamos con la tapa, pedimos una tabla de patatas cuando la de moda era el Flamenquín relleno de Boletus. Al final fue una ronda rápida por 11,30€

- El trol (CERRADO actualmente en obras) otro clásico. Muchas y variadas tapas. 1 vino, 3 cervezas, 2 tapas de champiñón con bechamel (foto) y una de pimiento relleno por 10,50€

- Quecaña (CERRADO actualmente un gastro llamado La Lorenzana). El más lleno del lugar, claro, la tapa era gratis y no eran para nada malas, aunque de carta escasa: Solomillo, hamburguesita, Croqueta, Lomo a la plancha, Panceta y Bonito del norte eran las 6 opciones a elegir. También puedes pedir la tapa suelta por un euro más. Imagina: 4 hamburguesitas, 3 vinos blancos y una cerveza por solo 6,6€. Normal que estuviera como estaba.

La siguiente jornada en horario vermú se estropeó por un pequeño incidente en un pie que dió al traste con las ganas que teníamos de seguir probando bares de esta ciudad. Y aunque siempre prometemos volver esta vez lo haremos con más ganas porque nos quedamos a medias y porque Burgos es un paraíso de la tapa que merece la pena recorrer con calma.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...