sábado, 21 de mayo de 2011

Pucela: de tapas por Valladolid

NOTA: está entrada es algo antigua. Si quieres una relación de bares más actualizada y con los últimos premios en los concursos de tapeo de la ciudad visita esta otra entrada aquí

Hace un par de semanas estuvimos en las bodegas Viña Mayor disfrutando de un bono regalo con el que nos habían obsequiado y, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, allá que nos fuimos a disfrutar sus tapas y conocer sus bares.

Lo primero que hay que decir es que Valladolid es una ciudad cara. Al contrario que en León, las tapas son de pago, tienen mucha calidad pero también la convierte en el lugar de Castilla donde es menos económico salir de bares.

Los bares son muy agradables y el ambiente también y aunque en algunos la concentración de pijerio es alta esta es menos de lo que esperábamos. Eso si, en Pucela hay muchos locales de todo tipo pero todos con un denominador común: el arte por la tapa. De hecho incluso tienen un concurso donde las puntuan: el Vallatapa.

Estando donde estábamos el culto al vino es lo lógico. En todos tienen excelentes verdejos de Rueda y Riberas que la gente suele pedir por tipo (roble o crianza) o por marcas. También hay que decir que los camareros suelen ser especialmente secos pero el servicio no es para nada malo. Un pero, como en muchas ciudades pequeñas los bares cierran a mediodía, sobre las 4, por lo que no se puede tomar el "vermú alargao". Tuvimos que parar y volver a la carga en sesión de noche.

Hay bares prácticamente en todas partes y aunque las tres zonas más famosas son: Plaza Mayor, Catedral y San Miguel, la ZONA por excelencia es la Plaza Mayor y sus aledaños: Calixto Fernández de la Torre, Campana, Plaza Martí y Monsó y, sobretodo, la calle Correos. En esta zona muchos de los bares están recomendados por la guía Michelín y nosotros, después de pasear por las tres zonas y probar un bar de la zona de la Catedral que llamó nuestra atención por estar especialmente lleno (La carcaba donde degustamos una curiosa brocheta de saljamón, salmón con jamón), decidimos centrar nuestros esfuerzos en La Plaza:

- Taberna del herrero, el primero que probamos. Había muchos tipos de raciones, de tapas e incluso de sopas. Nos decantamos por la especialidad de la casa, los huevos rotos con pimentón, deliciosos. La tomamos junto a dos ruedas, todo ello por 6 euros.

- Tabernilla. Tasquita: Especializado en tostas, canapes, bocaditos y pijos (estaba plagado). La tostada de gambas es espectacular pero el bar es algo incómodo.
- Vinotinto, bonita decoración. Con una cocina vista, donde se te hacía la boca agua viendo como preparaban las carnes y los pescados. Probamos un bocatin de jijas (picadillo de cerdo) con dos verdejos por 4.10€
- La mina, un bareto, barato y genial, lleno de carteles con lo que comer. Dos ruedas con dos pinchos de crujiente de pollo salieron por 4,6€

- Zamora. Como su nombre indica un zamorano con una barra impecable que recordaba a los bares vascos. Aquí probamos el arroz a la zamorana, aunque lo recomendado eran las croquetas. Te enseñana varios platos para que digas el tamaño, pedimos un mediano, como el de una tapa madrileña y nos clavaron 7€.
- El corcho, otro clásico de croquetas que con 2 ruedas salen por 4,6€.
- La balconada, CERRADO. es un bar recomendado pero a nosotros quizá por la hora (eran casi las 4:30 y ya estaba cerrado casi todo) nos pareció sobrevalorado, con muy poquitos canapés y con un precio nada módico de 5,8€ por dos ruedas y dos canapés mínimos de tamaño.
- Ceyjo: Más de croquetas pero este es el mejor, las tienen de todo tipo. Aquí las comimos de huevo por un euro cada una.
- Cascajales , CERRADO muy bien decorado pero con un servicio caótico. Un rueda con un roble y montado de morcilla por 5,6€
- Triana, no lo recomendamos para nada. Es un andaluz al que nos decidimos a entrar por estar muy lleno. Los vinos eran o andaluces baratos o castellanos muy caros. Pedimos dos Murue que tuvimos que tirar. Aunque la tapa, sardina ahumada estaba muy buena. Nos salió la ronda por 5,1€
- Carola, había tapas espectaculares de pago pero también daban tapa gratis, fue el único. También fue donde mejor servicio encontramos y el vino recomendado Pago de quintana salía a 1.6€ cada uno. Barato.
- Villa Paramesa. Este lo recomendamos encarecidamente. De las mejores tapas que vimos. Estaba muy lleno, lógicamente. Su carta era de diez (aunque nada barata) con pulpo frito, carrillera, etc. Probamos su mini-hamburguesa de secreto de cerdo (2,5€) y dos tintos algo caros para ser Rueda de roble (2,2 cada uno).
- La criolla, donde por 7€ probamos el montado de codorniz y jija con dos tintos.
- El buen tapeo de bimi, aquí acabamos la visita con una pincho de lechazo y dos cigales 4,70€. Un precio barato, un cordero bueno pero un vino malo.

En resumen una ciudad recomendable para una visita gastronómica

4 comentarios:

  1. Como vallisoletano, estoy de acuerdo en líneas generales con lo que habeis escrito, pero me asalta una duda. ¿La tabernilla no será en realidad la tasquita? Un bar bastante grande pero siempre siempre lleno. Si es así, una lástima que no probaseis un tartar a la pimienta o un solomillo al roquefort (en cualquier caso la tosta de gambas también es espectacular).

    Para encontrar tapas gratis (con un mínimo de calidad) normalmente hay que alejarse del centro. En el barrio de la VIctoria por ejemplo, las bebidas son muy baratas en algunos casos (incluso a 60 céntimos) y con una tapa maja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la Tabernilla se llamaba así. El caso es que hace 3 años de nuestra última visita por lo que creo que tenemos que plantearnos volver para probar ese tartar o visitar la Victoria

      Eliminar
  2. https://tortilleropucelano.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. http://tortilleropucelano.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...