domingo, 16 de enero de 2011

Egipto: comida típica en El Cairo

El Cairo es una ciudad ruidosa, caótica y bastante desagradable para pasear. Aún así, merece la pena escaparse de las rutas típicas, las zonas turísticas, las cadenas de cómida rápida americana y probar alguno de sus platos típicos. Algunos de ellos, como el falafel, son conocidos por aquí pero otros son una verdadera sorpresa.

Principalmente, y como en todos los paises musulmanes, comen cordero. Lo toman en brocheta y se llama shish kebab, también lo toman en albóndigas, llamadas kofta. Nosotros conseguimos tomarlo en un restaurante llamado El Shami , en la avenida Al Ahram, en Giza. Un restaurante sin ningún turista, donde servian otros platos típicos como pichón y paloma y del que salías con la sensación de haber acertado (se cena por unos 5 euros por persona).

Otro de los platos típicos allí es el foul, es un puré, al estilo del humus, pero de alubias. Para probarlo cualquiera de los restaurantes turísticos de la zona de Khan Al Khalili vale, son todos iguales y totalmente de guiris. Nosotros lo comimos en El Malky junto con una pizza egipcia. Se diferencian de las italianas en que la masa es tipo hojaldre y la sustancia está dentro, en vez de encima. Además tienen bastante más queso.

Como el lugar nos parecia demasiado turístico y el foul no estaba muy bueno decidimos probarlo otra vez. Esta vez fuimos al GAD, una cadena de fast food egipcio donde se puede comer barato y van los jóvenes de allí. Hay varios por todo El Cairo, nosotros fuimos al que está cerca de las pirámides; en la planta superior hay un salón con mesas y cartas en inglés. Volvimos a comer foul y además falafel y shawerma, la versión egipcia del donner kebab turco; viene solo con la carne aderezada (pollo o cordero) y es en bocadillo, en pan tipo perrito, por lo que es más fácil de comer. Mucho ojo a los que no les guste el cordero fuerte, en egipto suelen traducir cordero como "meat" y en el Gad directamente lo llaman "Beef" aunque luego lo que sirven es cordero.

Y la sorpresa gastrónomica del viaje: el kochery. Lo comimos en el Hilton Restaurant, cerca del Museo Egipcio y es un plato compuesto de una pasta como macarrones pequeño y cortos y además: arroz, lentejas, garbanzos, alubias, pimiento rojo, pimiento verde, tomate, cebolla frita, fideos y carne, que puede ser pollo o cordero. Aunque así descrito asusta la verdad es que está muy bueno y merece la pena probarlo. Además es realmente barato: dos platos de kochery con refrescos y propinas no llega a 5 euros. Lo mejor, gastronómicamente hablando, del viaje.

viernes, 7 de enero de 2011

La Terraza del Casino

Madrid, para ser una ciudad tan grande, tiene pocos restaurantes con Estrellas Michelin. De hecho, hasta hace unas pocas semanas, que le fue concedida la segunda estrella a Ramón Freixa, solo había 3 locales con dos estrellas. (NOTA: la situación ha mejorado bastante desde la edición de 2.014)

La Terraza del Casino era el último 2 estrellas de Madrid que nos quedaba por comentar (aunque ahora tendremos que ir al de Freixa) y es, hasta el momento y con diferencia, el mejor restaurante que he visitado en mi vida. Regentado por Paco Roncero, cuenta con el asesoramiento de Ferrán Adriá y, ahora que cierra El Bulli, un buen lugar para disfrutar de este tipo de cocina.

El local es impresionante, con una decoración clásica y muy elegante, mesas muy separadas y servicio impecable. Las vistas de Madrid desde la terraza invitan a repetir la visita en verano.

Lo recomendable es el menú degustación, unos 140€ por persona, es la mejor manera de catar la mayor parte de los platos de la carta. Aunque esta cambia tanto que, leyéndo la actual, dan ganas de volver a probarlo todo de nuevo. El menú está dividido en snacks y tapiplatos. Un total de 17 platitos y 5 postres, muy pequeño todos; aunque no pasas nada de hambre.

Para empezar la cena te reciben con un cocktail que en nuestro caso fue un whisky sour. Mezclan whisky, jugo de sandía y menta con nitrógeno líquido delante de ti. Muy efectista. Una vez ordenada la bebida (cava en nuestro caso) empieza el recital de platos:

Snacks:
Mantequilla de aceite
Airbag de parmesano. Un plato que no se come, se respira.
Profiterol de remolacha
Turrón salado de pipas
Oliva crujiente
Yogur, yogur
Bombón de mandarina
Bocadillo de chorizo

Tapiplatos
Ventresca de atún confitada en aceite de atún
Tortilla siglo XXI, la famosa tortilla deconstruida en vaso y que resulta sorprendente
Espardeña, ruibarbo, mandarina y regaliz
Foie asado con pasas de Pedro Ximenez y moscatel
Judión con almeja en salsa verde
Huevo cocido a baja temperatura con setas y salsa de Oporto
Lenguado con raviolis aromáticos
Cordero con puré de limón
Sorbete de limón al cava, también sin vaso, el recipiente es helado de limón congelado.

Postres y pequeñas locuras
Rosa de fresa
Cacahuete en texturas y chocolate
Pepita de oro
Chocolate de sabores: eucalipto, cardamomo y yuzu
Coral de frutas.

Todos los platos fueron explicados y descritos. Te tratan de manera exquisita; tras la cena nos ofrecieron un patxarán enfriado en probeta con nitrógeno líquido (una vez más) y nos dieron un paseo por la terraza para que disfrutaramos de las vistas.

Salimos de allí pasadas las 2 de la mañana, después de cuatro horas de cena y con el estómago feliz.

domingo, 2 de enero de 2011

Amigos del Azul

Como no todo en la vida es viajar y comer, tras una duras negociaciones y sobornos, consistentes en vinos, cañas y robar tapas en un bar donde no nos daban ninguna, nos hemos asociado a Amigos del Azul, una web de aventuras donde nos proponen otro tipo de turismo: el de la naturaleza, el deporte y la aventura.

 
Os animamos a todos a dar una vuelta por la web y suscribiros para estar al tanto de las próximas experiencias....
 
Eso sí no so olvidéis de comer bien después de una escapada, no vayáis a desfallecer.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...