domingo, 31 de octubre de 2010

Sergi Arola Gastro



Gastro, uno de los restaurantes con dos estrellas michelin en Madrid, es la apuesta personal de Sergi Arola. Este mediático cocinero, discípulo de Ferrán Adrià, regentaba La Broché, en el hotel Miguel Angel, cuando en 2.008 decidió irse por libre y abrir su propio local. A los 7 meses la publicación francesa le concedió, de golpe, dos estrellas, algo nada habitual y, en mi opinión y después de probar su comida, injusto.

Y es que la impresión que me llevé de la visita a este restaurante fue: decepción.

El local estaba vacio lo que daba un ambiente frio. La decoración, modernista, pero con mesas en una extraña colocación tampoco ayudaban mucho a crear ambiente.

Ofrecen cuatro menús que van desde los 95€ para el menú ejecutivo que solo se sirve por las mañanas a los 160€ del menú Gastro, más largo y que se puede combinar con maridaje por 75€ más. Este último es por el que nos decantamos ya que queríamos probar la mayor variedad de platos posibles. La carta cambia cada mes, nosotros comimos:
- Bacalao en cornete de tortilla
- Paté Casero de "Can Gaspar" en una cocapizza de Trampó Mallorquín
- Bravas al estilo Arola
- Remolacha en "Sashimi" al estilo de Alain Passard con helado de aguacate
- Calçots en falsa Vichyssoise, huevo frito y viera salteada en romesco
- Boquerones a las espalda cpn ensalada de manzana y sirope de sidra
- Foie Grass en "Torchon" relleno de Confit de pato con verduras y sopa de cabello de ángel
- Salmonete de Roca, salteado de habitas y guisantes con butifarra negra y velo de jamón ibérico
- Solomillo de Vaca Morucha en su jugo natural con canelón de patata-maíz y tomate
- Yogurt sobre gelee de jengibre, fruta de la pasión y ruibarbo
- Pannacota de regaliz con granizado de manzana y vino blanco, zanahoria y chocolate blanco
- Cacao con emulsión de tomate, pétalos de violeta caramelizados y sorbete de mango.

La verdad es que, quitando algún que otro plato, la mayoria de ellos eran muy normalitos. No despuntaban, ni merecen dos estrellas. Muchos de ellos venían con la misma presentación, helado o crema con la misma forma ovoide y práctimente el mismo sabor. De hecho este es el mayor recuerdo que tengo de la cocina de Sergi, lo que es una decepción ya que me esperaba algo más de un sitio así.

El servicio era correctísimo, aunque tuvimos la mala suerte de que esa noche no estaba Arola por allí, las personas que nos atendieron fueron muy atentos.

En el restaurante no se puede fumar pero en la planta inferior tiene una cocteleria donde si se puede hacer y tomar una copa tras la cena.

Aunque la carta cambia constantemente creo que no volveremos a probarlo. Quizá le demos otra oportunidad al cocinero a ver si tenemos más suerte en el Hotel Arts.

ACTUALIZACIÓN marzo de 2.012: el menú de los mediodías entre semana, recorta su precio a casi la mitad pasa de 95 a 49 euros (con IVA). También se cambia el nombre del restaurante, eliminando el sufijo "Gastró" y abrirá los sábados a mediodía.

lunes, 11 de octubre de 2010

El Retiro - Pancar

Nota: El Retiro ha conseguido su primera estrella Michelín en la guía 2.015 gracias a la labor de Ricardo Sotres. Es un sitio que merece la pena visitar y ya lo dijimos en esta entrada de hace 4 años.

En Pancar, a unos 3 kms de Llanes (zona frecuentada por los que escriben, como se puede observar en las variadas entradas de la zona) está "El Retiro" un bar de pueblo que esconde una sorpresa en su comedor.

El Retiro lo gestionaba un matrimonio y servían tapas tradicionales. En la actualidad, su hijo, Ricardo González Sotres, discípulo de Nacho Manzano (Casa Marcial), se ha responsabilizado de la cocina del restaurante, manteniendo el servicio. El contraste entre el bar y el Restaurante es notable. Pasamos, con solo atravesar una puerta, de un bar de pueblo, con barra y mesas de madera a un restaurante con mantelería hasta el suelo y copas altas.

La carta, aunque corta, mantiene la esencia de la comida tradicional. Tiene también opción de degustar un menú, de unos 5 platos por 29 € comensal.

Como aperitivo nos sirvieron, con pan de cereales y chapata:
- Manteca de ajo
- Crema de queso
- Merluza adobada

Entradas:
- Anchoas del cantábrico
- Foie con manzana
- Croquetas de jamón: riquísimas, muy suaves




Presentación exquisita, muy cuidada y raciones mas hermosas de lo habitual en este tipo de restaurantes.

Como plato principal, optamos por un arroz con pitu caleya (pollo de corral) y carrilleras. Sabroso y abundante.

De postre, compartimos un azafrán con chocolate (mezcla curiosa y muy rica) y con los cafés nos sirvieron unos chocolates. Uno de ellos salado, muy curioso. Como observación a mejorar, solo trajeron los chocolates para los 3 que tomaban cafés...

Total de la cuenta, para 4 personas con albariño y agua: 137 €.

Un apunte: las tapas del bar son diferentes a las del restaurante. Muy recomendable una visita pronto, antes de que se extienda el boca a boca, suban los precios, el local pierda el encanto y pueda empezar a parecer que esté sobrevalorado.

domingo, 10 de octubre de 2010

Casa Marcial - Dos estrellas en Asturias

En Arriondas, un pueblo conocido por ser la salida del descenso del Sella y que no llega a los 3 mil habitantes, se da el curioso caso de que existen dos restaurantes con estrella Michelín: "El corral del Indianu" con una galardón y "Casa Marcial", el restaurante de Nacho Manzano, que posee dos estrellas. A este segundo nos fuimos con la intención de probar su menú gastronómico.

Después de conducir por la carretera de La Salgar llegamos a un sencillo caserón de modesta fachada y en un paraje de "Paraíso Natural". El sitio y su decoración invitaban a entrar pero parece que sus trabajadores no ya que el recibimiento fue extraño, un seco esperen (por parte del propio Nacho), sin ofrecernos un aperitivo para la espera y en una sala con sofás y revistas; daba la sensación de estar en una peluquería.

Una vez en la mesa tuvimos la segunda decepción, primero nos tomaron nota de la comida y, ya con los aperitivos en la mesa, no teníamos más bebida que el agua. Cuando conseguimos que nos tomaran nota del vino decidimos pedir un Viña Ardanza Reserva del 2.000 y tras esperar un rato más nos comunicaron que no había. A cambio nos ofrecieron un rioja del año que tenía un precio desorbitado (sic).

Los menús contenían errores y el mismo menú, en cartas distintas, difería en algún plato. Tras aclararlo, nos dijeron que eran cartas del año pasado (segundo sic), nos decidimos por el menú gastronómico, donde prevalecían platos de mar, quizá en demasia:

- Mantequilla con esencia de limón, para los que gustan de tomar mantequilla antes de comer
- Bonito con espuma de sandia, división de opiniones entre los comensales, a mi gusto riquísimo
- Ensalada de calabacín y aguacate con emulsión de salazón de anchoas.
- Piel de sardina con anchoa, sencillo, curioso y delicioso.
- Vieira rustida con tocino ibérico y tartar de ostra
- Chipirón de anzuelo frito en sartén
- Jugo de fabada escabechado con verduras germinadas, foie y brotes de maíz. El toque astur.
- Salmón salvaje de Noruega con coliflor picante y hierbas ahumadas.
- Bacalao
- Lomo de cordero con sus mollejas y yogur especiado
- Bergamota con velo de mandarina y culís de menta
- Patelitos y bombones

La comida, que al final es a los que se va, es notable. Con altibajos pero muy buena. El servicio bastante malo, caos con la bebida, la camarera que explicaba los platos no hablaba castellano y no se le entendía bien y retraso en los postres.

En definitiva, un sitio de grandes platos pero un poco pretencioso. Eso si, merece la pena probarlo, por su entorno y porque el precio es accesible, 80 euros el menú, la mitad que otros dos estrellas españoles. Y quizá merezca la pena volver para probar el menú asturiano. Ya veremos.

sábado, 2 de octubre de 2010

Garbanzos con sepia


Hoy cambiamos un poco de tercio. Seguimos hablando de gastronomía, pero sin necesidad de viajar. Ni siquiera de salir de casa… o bueno sí, para hacer la compra.

El motivo fue un fin de semana que pasamos en Paracuellos (Cuenca). A destacar la compañía y cómo no, la gastronomía. Con permiso de Chusa, queremos compartir una receta con la que nos deleitó. Plato exquisito con sorprendente sencilla elaboración.


GARBANZOS CON SEPIA

INGREDIENTES:
Sepia
Huevo cocido
Tomate
Ajo
Pimiento Rojo
Pimiento Verde
Pimentón (de la Vera, por supuesto)
Garbanzos de bote (preferiblemente del Mercadona)

Se hace un sofrito con la sepia, el tomate, ajo, los pimientos y un poco de agua. El toque está en dejar la sepia bien blandita. Se abren el bote de garbanzos, se mezcla con el sofrito y el huevo cocido, todo en una cazuela con un poco de pimentón y se calienta. Como buen cocido, es preferible comer de un día para otro, para que los garbanzos absorban el sabor de la sepia. Magnífico.

Completamos el fin de semana con una cena de tapas en Campillo de Altobuey, en El Chicarro. Ambiente parroquiano con tapas exquisitas: patatas bravas al estilo valenciano (esto es, patatas fritas con alioli y pimentón), mejillones al vapor con un toquecito picante (exquisito), calamares con rebozo casero crujiente, sepia, pinchos morunos y oreja (posiblemente la mejor que haya probado nunca, con perdón de Los Minutejos).

Todo ello en magnífica compañía. Gracias Chusa. Gracias Victor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...