martes, 29 de diciembre de 2009

Oslo: No tan diferente


Tapear por Europa es complicado y en un país como Noruega casi milagroso.

Pero aún así, y a pesar de lo que siempre hemos creído los españoles, en este país hay más ambiente del que nos pensamos. Oslo está muy lejos de aquellos tópicos íberos que nos decíamos y nos creíamos cuando aquí no se viajaba: en Europa no saben comer, no hay nadie por la calle, no hay marcha, a las 6 están cenando... por la noche no hay nada abierto (otro tópico muy falso es aquel de en Europa no toman fruta cuando cualquier ciudad Europea tiene mercados al aire libre con una fruta que no tiene nada que envidiar a la nuestra).

En Oslo hay ambiente, tanto, que es casi imposible encontrar un restaurante libre para cenar un sábado, da igual la hora, a las 10 de la noche todos los restaurantes están llenos e incluso con colas en la puerta.

No se puede tapear excepto en tres sitios, uno de ellos un bar español, nada recomendable y que ni mencionaré, otro es la zona de restaurantes de la zona peatonal de Karl Johans donde ponen "Tapas", tal cual, las llaman así, en castellano; tampoco es recomendable, Oslo no está para comer aceitunas o jamón.

El tercer sitio, y visita obligada, es el Alex Sushi ¿por qué? pues no solo porque se pueda tapear estupenda comida japonesa en el que está considerado como el mejor restaurante de sushi del mundo fuera de Japón sino porque es de los pocos sitios que quedan en la ciudad donde se puede probar la carne de ballena. La sirven de dos tipos: en sushi y en filetes, servida al estilo noruego. Muy recomendable y curioso sabor.

Otros platos típicos de Noruega son el reno y el alce (deer y elk). Reno se puede comer en Brasserie45 (Stortingsgata 20) un restaurante muy juvenil y de los "menos caros" de la ciudad. El alce se puede comer, no todos los días, en Cafe Christiania (Nedre Vollgate 19) más caro y serio que el anterior. De lujo.

Para el pescado lo mejor es la zona del Aker Brygge, el puerto, donde se puede tomar salmón pero ojo: no será ahumado. El salmón ahumado Noruego está en todas las tiendas pero no en los restaurantes donde sirven salmón normal, eso si, muy rico. Yo recomiendo: Lofoten.

El alcohol es muy caro, debido a las tasas cuesta unos 7-8 euros una cerveza o un vino, la botella pasa los 50€ y de los cubatas ni hablamos, pero si os quedan ganas de marcha el John's Bar (Universitetsgaten 2) es un sitio genial, con música pop de los 80, buen ambiente y cierra tarde.

Oslo es muy buen sitio para una escapada de un fin de semana. La ciudad se visita rápido y mientras se come: un paseo por el centro, otro por el puerto, barco por el fiordo, visita al ayuntamiento y al parque Vigeland... en dos días hemos cumplido.

martes, 22 de diciembre de 2009

El pincho de pollo

Ingredientes:

- 1 bollo de pan (mejor tipo “castaña” que mini-baguette, pero ambas son válidas)
- 1 filete de pechuga de pollo a la plancha
- 1 hoja de lechuga
- Mayonesa (de bote)

Esta es la receta de mi adolescencia. Sabe a instituto y a viernes por la tarde.

No recuerdo cuándo fue la primera vez que me comí uno, pero sí que recuerdo cuando empecé a disfrutarlos. Fue en el Cafetus (Oviedo), al empezar 1º de BUP. Luego vinieron los que nos hacía Paco, sobre la marcha, en la cafetería del Palacio de los Deportes. Calentitos y después de patinar… sabían a gloria.

El pincho de pollo tradicional es un bocadillito de aspecto tosco, de bar (chigre) de los de toda la vida, que no pega en estos tiempos minimalistas. Los sitios “chic” son los que recurren a la mini-baguette para darle un aspecto mas estilizado.

Un buen pincho de pollo debe tener un filete fino, salado en su punto; lechuga verde pero fresca, pan crujientito y la cantidad de mayonesa suficiente para que sea apreciable pero no mate el sabor del resto de ingredientes.

Nunca los había valorado hasta que llegué a Madrid y descubrí que los pinchos de pollo solo se comen en Asturias. En esta ciudad (Madrid), es mas fácil comerse unas ostras, o un pintxo con huevo de avestruz que un pincho de pollo. A cualquier asturiano, que ha crecido entre pinchos de pollo, le puede resultar increíble, pero es así.

Con la cantidad de pinchos que he probado, debería de tener información para recomendar los mejores… pero creo que prefiero ponérmelo de deberes. Tengo que hacer una ardua labor de investigación para comprobar que el nivel de los sitios que yo recuerdo, sigue a la altura de las expectativas. Hasta entonces, mi recomendación es que, si visitais Asturias, no dejéis de probarlo estéis donde estéis, porque el 99% de las veces, está riquísimo.

P.D. – He intentado buscar por Internet una foto, pero no la he encontrado!!!! Me lo apunto y uno de estos días, que estaré por allí, me pediré uno para hacerle una foto y colgarla.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Santiago de Compostela

A Santiago nos fuimos a pasar el pasado Puente de la Constitución.

Que la ciudad es preciosa es algo que todo el mundo sabe. Gastronómicamente, también había oido hablar muy bien de ella, pero íbamos con miedo, por ser el Puente de la Constitución, y temíamos una excesiva aglomeración de gente. Pero no fue así Así que la realidad superó con creces nuestras expectativas, hasta el punto de colocarla entre los primeros puestos de nuestro ranking de ciudades de tapeo.

La Rua do Franco junto a la Rua da Raiña albergan un gran número de locales, la mayoría de ellos muy turísticos, pero no por ellos de menos calidad. A destacar principalmente dos (ambos en la Rua do Franco):

- Casa Elisa: Entramos a tomar un vino mientras haciamos tiempo para comer. Es un sitio curioso, de aspecto muy turístico, con jamones colgados en el techo y oferta gastronómica dispersa (conjugan en su carta embutidos, mariscos y carnes), pero recibimos un trato exquisito. Nos pusieron 3 tapas diferentes en la primera ronda (plato de patatas fritas, pincho de tortilla y cuenquito de lentejas, que no veas cómo se agradeció con la que estaba cayendo fuera...), lo que provocó que nos pidiéramos otra ronda. La tercera nos la pusieron rellenando las copas sin pedirlo y nos invitaron. Con estos dos detalles, no nos queda otro remedio que dar la máxima calificación al local y su servicio.

- O´46: Local muy tradicional, con sus mesas de madera, sillas y parroquia tipo bar de pueblo de los años 80. No es un sitio glamouroso, pero tampoco lo necesita. Por 8 € la ración (la mas barata de la zona), puedes comer un pulpo maravilloso acompañado por un ribeiro a 0,60 € la tacita, sacado directamente de barriles. Nos quedamos con ganas de probar la empanada. Cuando se nos ocurrió pedirla, ya se había acabado. Si vas a Santiago, no dudes en visitarlo.

Respecto al marisco, cualquier bar de la zona lo anuncia a unos precios relativamente barato. Nosotros tomamos una mariscada en O´Santiaguiño (tambien en la Rua do Franco). No estuvo mal para matar un poco el gusanillo de marisco, pero seguro que hay muchos sitios, fuera de la zona con mucha mas calidad.

Evaluación global: 8/10

Saludo y bienvenida :)

Todo empezó un Puente de la Constitución en Santiago de Compostela, en una jornada de ribeiros y buena comida. Allí, es donde empezamos a pensar en hacer un blog en el que poder plasmar nuestra experiencia para evaluar y analizar los sitios que mas nos han ido gustando, donde mejor nos han ido tratando o donde mas nos han sorprendido.

Los protagonistas principales de estas historias, habitualmente seremos dos (Elena y Andy) y entre los dos, iremos haciendo nuestros análisis. Nuestra intención principal es evaluar las tapas y gastronomía de los lugares que vamos visitando, sin olvidar, por supuesto, nuestros lugares de origen, Asturias y Madrid.

Esperamos que disfruteis de nuestras aventuras e incluso nos encantaría que pudieran serviros de ayuda si estáis planeando viaje.

Empezamos...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...